Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Cómo hacer el chocolate saludable que se puede comer sin preocupación

De,
Rebañando

El chocolate es una de las delicias de la vida y nadie, pero nadie se le resiste. Aunque  claro, a muchos nos preocupa la cantidad de calorías que contiene: 515 por 100 gramos, en el caso del chocolate oscuro y 545 en el del chocolate con leche. Si a ti también te ha agobiado el aporte calórico del chocolate o te has quedado sin gozar de esta delicia por cuidar la línea, entonces necesitas esta receta en tu vida...

una golosina muy sana

una golosina muy sana

Cuando llega el antojo de chocolate, muchas veces nos detenemos a pensar en las grasas y las calorías que estamos consumiendo.

Y la verdad es que aunque el cacao en sí es un fruto muy sano, que aporta grasas saludables y nutrientes esenciales, la mayoría de las chocolatinas o bombones que encontramos en el supermercado no son los snacks más sanos. ¡Pero eso no significa que vayamos a renunciar al chocolate! 

Si quieres una opción muy sana y nutritiva, tienes que probar esta sencilla receta para hacer tus propias barritas de chocolate en casa.

qué necesitas

qué necesitas

  • 100g de chocolate oscuro (por lo menos al 70%)
  • 30g de avellanas u otros frutos secos al gusto
  • 1 cucharadita de semillas de calabaza
  • Moldecitos de 5 cm de diámetro
Procedimiento:

Procedimiento:

Derrite el chocolate a baño maría o en el microondas, en pequeños periodos de 5 segundos, removiendo entre cada uno.

Cuando esté fundido, repártelo en los moldecitos.

procedimiento

procedimiento

Finalmente, agrega luego los frutos secos, las semillas de calabaza y, si te gusta el toque salado, añade una pizca de sal por encima.

Deja que se enfríen un poco y luego refrigera por 6 horas al menos.

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

4 recetas de helados caseros ¡fáciles y deliciosos!

4 recetas de helados caseros ¡fáciles y deliciosos!

Comenta este artículo

15 snacks saludables que triunfan en Mercadona Recetas que siempre funcionan: cómo hacer el mejor gratinado de tu vida