Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

¿Qué pasa realmente si te tragas un chicle?


Mascar chicle parece algo natural y sencillo, pero no lo es tanto. Piensa que en cada bocado de cada una de las comidas que tomamos a lo largo del día realizamos siempre las dos mismas acciones consecutivamente, masticar y tragar. Sin embargo, con un chicle se trata solo de masticar y nunca ingerir. Es por eso que seguramente todos, aunque ni lo recordemos ya, nos hayamos tragado instintivamente nuestro primer chicle. Con la edad y con la práctica conseguimos domesticar este acto reflejo... casi siempre. La pregunta es: ¿qué pasa si nos lo tragamos por accidente?


Mitos y verdades

Por sorprendente que pueda parecer, el chicle no es un invento moderno. Podemos remontarnos a épocas pasadas tan lejanas como el neolítico para comprobar como el ser humano ya mascaba algo muy parecido al chicle que conocemos hoy en día, concretamente alquitrán de abedul. No es ningún secreto que, desde aquel entonces, el chicle ha ido haciéndose progresivamente menos natural y más sintético, lo que ha acabado construyendo alrededor de él algunos mitos bastante alarmistas como el de "si te lo tragas, se te pega en las tripas"... Hoy nos preguntamos: ¿qué hay realmente de verdad en todo eso?



Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Un SMOOTHIE VERDE lleno de energía

¡Un delicioso y nutritivo smoothie verde para recuperar energías!

Un smoothie ideal para el desayuno.

Comenta este artículo