Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Yogur griego casero, ¡cremosito y sin yogurtera!

© Thinkstock

preparación:

Calienta los ingredientes a fuego medio hasta que alcancen una temperatura de 85 ºC. antes de que la mezcla empiece a hervir. Después, deja enfriar la preparación hasta alcanzar entre 40 y 45 ºC. Una vez que se haya enfriado, sírvela en un recipiente y ciérralo -lo más herméticamente posible- con papel plástico de cocina y paños de tela. Coloca el recipiente en un lugar caliente, puede ser junto a la calefacción, el horno o cerca de donde caiga el sol, si vives en un lugar cálido. Deja el frasco en el lugar que hayas elegido durante 8 horas, para que el yogur se fermente.


Más artículos recién sacados del horno