Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Bocadillos sanos y fáciles para la merienda de los niños

Nada más rápido y fácil que un bocadillo para la merienda de los niños, sin duda. Pero para que sea super sano y no se aburran, aquí te damos los mejores tips.

la importancia de la merienda

Para todo el mundo es importante hacer una comida ligera a media tarde, pero en el caso de los niños es fundamental, ya que les permite recargar energías para sus actividades deportivas de la tarde, para el esfuerzo intelectual de la tarea o, simple y sencillamente, para sus juegos.

Tiene que ser un alimento equilibrado y sano, pero no tienes por qué romperte la cabeza. Un sándwich no está mal de vez en cuando y por eso te traemos algunos tips e ideas para que hagas los sándwiches más saludables para la merienda de tu peque.


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Sándwich Montecristo: el snack extra crujiente que estabas esperando

Si estás en busca de un snack rápido, económico, pero sobre todo delicioso, entonces tienes que probar nuestro sándwich frito. Prepararlo es muy sencillo, y te garantizamos que a todo mundo le va a encantar, ¡especialmente a los niños!

 

Ingredientes:

  • 1 paquete de pan de molde
  • mayonesa al gusto
  • mostaza al gusto
  • nata al gusto
  • 1 paquete de queso amarillo
  • 1 paquete de jamón york
  • 2 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • pan rallado
  • aceite vegetal
  • ketchup o aderezo ranch para acompañar
  • palitos de madera

 

Preparación:

  1. Toma el paquete de pan y corta los bordes.
  2. Unta un pan con mayonesa, mostaza o nata al gusto. 
  3. Cocola encima 1 rebanada de queso amarillo y 1 de jamón york.
  4. Cubre con otro pan, úntalo con mayonesa, añade jamón y queso.
  5. Repite el procedimiento hasta tener 5 o 6 capas de sándwich.
  6. Toma 4 palitos de madera lo suficientemente largos (los de hacer brochetas son ideales), y clávalos con cuidado en el sándwich para poderlo cortar en 4 partes.
  7. Ahora corta con cuidado y obtendrás 4 brochetas.
  8. En un tazón bate el huevo con la leche. 
  9. Pasa por ahí cada brocheta, y depués por un plato con pan rallado. 
  10. Calienta el aceite vegetal en una sartén y fríe las brochetas hasta que queden doraditas. 
  11. Reserva sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa, coloca en un plato y sirve con aderezos.

 

 

Comenta este artículo