Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

¿Preparaste leche vegetal en casa? ¡No tires los restos!

Aprovecha coco, avena o almendras en estos platillos saludables y económicos

© Thinkstockphotos.com

Introducción

Si eres intolerante a la lactosa o llevas una dieta sin productos lácteos, probablemente ya conoces las leches vegetales. Ya sean de avena, soja, coco o avellana, son muy nutritivas y fáciles de digerir. El problema viene cuando les añaden azúcar para mejorar su sabor, como hacen muchas marcas. Por eso siempre es una buena opción hacer tu propia leche vegetal en casa. Eso sí, en lugar de tirar la pulpa, aprovéchala para preparar una rica y saludable receta. ¡Te mostramos cómo!


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Suave y esponjoso bizcocho de chocolate, sin gluten y 100% keto

Tener restricciones alimentarias no debe ser sinónimo de comer verduritas al vapor y olvidarte de los postres para siempre. Para muestra un botón: este bizcocho de chocolate a base de harina de almendras y aguacate, que conserva la textura y el sabor original, pero adaptándose a un régimen sin gluten. Lo mejor de todo es que si sigues la dieta cetogénica, este panecito también funciona para ti. Eso sí, ¡siempre con moderación!

 

Ingredientes:

  • 1 aguacate maduro
  • 100 ml de aceite de coco
  • 1 cdta de vainilla
  • 100ml de leche de coco
  • 50g de miel (sustituye por stevia para una receta keto)
  • 2 huevos
  • 200g de nueces o almendras troceadas
  • 300g de harina de almendra
  • 1/2 taza de cacao en polvo sin azúcar
  • 1 cdta de bicarbonato
  • 1/2 taza de chispas de chocolate sin azúcar (opcional)

 

Preparación:

  1. Corta el aguacate por mitad y saca la pulpa con una cuchara. Pásala por el procesador de alimentos hasta hacer una crema y reserva.
  2. Mezcla en un tazón los ingredientes secos: harina de almendra, cacao, nueces troceadas, bicarbonato, chispas y stevia. 
  3. Incorpora el aguacate con el resto de los ingredientes: aceite, vainilla, leche de coco, miel y huevos.
  4. Vierte la mezcla sobre los ingredientes secos y bate muy bien hasta formar una masa. No te preocupes si queda más espesa que de costumbre. 
  5. Pon la masa en un molde para tartas, aplana con una cuchara o espátula y hornea a 180°C durante 20 minutos, o hasta que pinches el bizcocho con un cuchillo y este salga seco. 

Comenta este artículo