Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

17 postres portugueses que debes probar cuanto antes

,
Rebañando

La repostería portuguesa es muy rica y conocida internacionalmente. Tiene una tradición de dulces conventuales ya que la mayoría se elaboran con yemas de huevo que sobraron porque las claras se usaban para almidonar los hábitos y se enviaban a Francia para blanquear los vinos blancos. Veamos algunas de estas famosas gemas.

© Getty Images / AnaMOMarques

Pastel de Belém

Uno de los dulces más famosos y conocidos de la repostería portuguesa es el Pastel de Nata, que consiste en un nido de masa (que puede ser reemplazado por hojaldre), relleno con una crema de huevo no demasiado dulce. Se encuentra en todas las confiterías portuguesas y se ha extendido por todo el mundo encontrándose en prácticamente todos los países.

Esto no sucede con Pastel de Nata, que es una marca registrada y auténtica de Portugal y cuya receta fue creada por los monjes del Monasterio de los Jerónimos, en el siglo XIX, en 1837, en el actual barrio de Belém. En 1920, con la revolución liberal, los monjes tuvieron que abandonar sus conventos y uno de los reposteros decidió seguir haciendo el famoso dulce y, asociándose con un comerciante, hizo un "pacto" con sus compañeros para mantener en secreto la receta tradicional. Esto ocurre hasta hoy y se sigue fabricando solo allí. En 2011 fue considerado una de las siete maravillas de la gastronomía portuguesa. Entonces no se puede confundir el Pastel de Nata con el Pastel de Belém ya que este último tiene la receta secreta y solo se elabora en Portugal, en el barrio de Belém.

Pero no olvidemos incluir la receta Pastel de Nata, que es simplemente deliciosa.

Pasteis de Nata - receta portuguesa


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Helado cremoso de galletas oreo hecho en casa

¡El postre que estabas esperando!

Comenta este artículo