Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

El cheesecake perfecto existe: ¡te enseñamos a prepararlo!

,
Rebañando

¡Descubre los mejores secretos de repostería para preparar el cheesecake más suave y cremoso de todos!

Introducción

El cheesecake es una tarta cremosa originaria de Estados Unidos: consiste en una base de galleta molida con mantequilla y una crema preparada con queso suave, huevos y azúcar. Tradicionalmente lleva un topping de frutos rojos frescos, mermelada o un coulis casero, aunque actualmente existen cientos de variaciones de esta riquísima receta. 


Un postre con mucha historia...

Los primeros registros que se tienen de este popular postre datan del año 776 a.C. en Grecia, más exactamente en la isla de Delos, donde los atletas que participaban en las Olimpiadas comían un dulce a base de requesón  de leche de oveja y miel. Los participantes acostumbraban comerla antes de los juegos para estar llenos de energía. Sorprendente, ¿no crees?

 

 


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Suaves e irresistibles mini cheesecakes de oreo

En tu próxima reunión, sorprende a tus invitados con un postre suavecito y lleno de sabor. Estos mini cheesecakes de galleta oreo tienen el balance perfecto de sabores y texturas, quedan súper lindos y seguro conquistarán a todo el mundo. 

 

Ingredientes:

  • 1 taza de leche
  • 100g de chocolate oscuro
  • 250g de queso crema
  • 100g de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cda de vainilla
  • 60g de chocolate blanco
  • 1 paquete de galletas oreo

 

Preparación:

  1. En una olla pon a calentar la leche, y en cuanto rompa hervor añade el chocolate. Baja el fuego y mezcla hasta que se derrita.
  2. Toma un tazón, agrega el queso crema, el azúcar, el huevo y la vainilla, y bate hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. 
  3. Trocea 5 o 6 galletas oreo y agrégalas a la mezcla.
  4. En un molde para cupcakes, coloca 1 galleta oreo en cada espacio, y cubre con 1 o 2 cdas de la masa de cheesecake.
  5. Reserva un espacio para poner el chocolate blanco en trozos.
  6. Hornea a 180°C durante 15 minutos. Mientras tanto pon el chocolate oscuro con leche en una manga pastelera.
  7. Cuando los pastelitos estén listos, decora con el chocolate y deja enfriar lo suficiente para que endureca.
  8. Sirve en un plato con la salsa de chocolate blanco y disfruta.

Comenta este artículo