Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Estos riquísimos cupcakes red velvet están hechos con... ¡remolacha!

¡No vas a creer lo suaves, deliciosos y saludables que son!

Introducción

Los pastelillos red velvet (del inglés "terciopelo rojo") son un postre muy vistoso y con un riquísimo sabor a chocolate. Típicos de San Valentín, estos cupcake nos conquistan por su sabor, pero más que nada por su color tan especial. Si aún no los conoces, te invitamos a probar esta riquísima versión que además de todo es más suave y saludable. El secreto está en utilizar un ingrediente que no esperabas en repostería: la remolacha o betabel. Este vegetal, además de ser muy dulce, contiene altas cantidades de vitamina C, magnesio, potasio y betaína, un amino ácido que ayuda a prevenir el cáncer. Si llevas una dieta sin lácteos ni huevo, este postre también es para ti, ya que utilizar un sustituto (linaza, yogurt, puré de fruta...). Sin más preámbulos, ¡te invitamos a descubrir esta increíble receta!


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Te derretirás con estos mini helados de vainilla y chocolate

 

Una simple tarrina de helado adquiere otra dimensión con estos tentadores y dulces bocaditos a los que nadie podrá resistirse después del almuerzo o la cena. Toma nota:

 

INGREDIENTES: 

  • 1 tarrina de helado de vainilla (1 litro).
  • 100 gr de chocolate negro para fundir.
  • 1 cucharada de aceite de coco.
  • 70 gr de arroz inflado.

 

PREPARACIÓN:

1. Saca el helado de la tarrina y viértelo en un recipiente más grande (un molde cuadrado o rectangular para tartas es lo ideal), previamente forrado con papel para hornear. Aplana el helado lo más que puedas con la ayuda de una cuchara y cúbrelo con otra hoja de papel de horno. Devuélvelo al congelador durante al menos 6 horas.

2. En un bol, mezcla el chocolate ya troceado y el aceite de coco. Derrítelo (preferiblemente al baño maría). Agrega el arroz inflado a la mezcla y muévelo hasta que quede bien bañado en el chocolate.

3. Saca el helado del congelador, retira el papel y córtalo en pequeños cuadraditos.

4. Con la ayuda de un pequeño tridente o, en su defecto, un tenedor, introduce cada uno de esos cuadraditos en la mezcla de chocolate y colócalos posteriormente sobre una bandeja para hornear.

 

Pasados 30 minutos, tus heladitos de vainilla y chocolate estarán listos para disfrutar.

 

Comenta este artículo