Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Poleás

De

Las poleás son tradicionales en la gastronomía andaluza, variedad de las conocidas gachas, que se comían especialmente en los "años del hambre" en los que se hacían con agua y sólo al final, se le añadía un chorreón de leche de cabra o vaca, si había.

Puntúa esta receta 4.5/5 (2 Votos)

Ingredientes

  • Cinco cucharadas de aceite de oliva virgen
  • Un litro y medio de leche entera
  • Ocho cucharadas soperas colmadas de harina de repostería
  • Ocho cucharadas soperas de azúcar
  • Una cucharadita de anís en grano o matalauva
  • Un palo de canela grande
  • Corteza de naranja y de limón
  • Pan del día anterior
  • Una pizca de sal

Especificaciones

Personas 6
Dificultad Fácil
Tiempo de preparación 5minutos
Tiempo de cocción 10minutos
Coste Económico

Preparación

Paso 1

En una cacerola amplia freímos los curruscos de pan en el aceite. Una vez tostados los sacamos y reservamos.
En el aceite sobrante ponemos la cucharada de anís en grano, las cáscaras de limón y naranja y dejamos sofreir muy ligeramente. Sacamos las cáscaras tostamos las ocho cucharadas de harina para que pierda el "sabor a crudo" de la harina por un espacio de tiempo de unos dos o tres minutos a fuego bajo.
Vamos añadiendo en este punto la leche poco a poco sin dejar de remover con ayuda de unas varillas de mano para que no salgan grumos. A veces los grumos no los podemos evitar, ya que esta crema no lleva demasiado aceite, y entonces antes de que empiece a espesar más pasamos la batidora eléctrica y así nos queda una crema fina, fina. Añadimos el palo de canela entero y las cáscaras que teníamos reservadas mientras que seguimos removiendo bien.
Con el fuego aún bajo vamos removiendo hasta que cueza bien la crema y espese a nuestro gusto.
Una vez al punto con la crema del espesor de una bechamel espesa, apartamos del fuego y servimos en una fuente.
Terminamos con los curruscos de pan que ya teníamos fritos y, opcionalmente, con un toque de canela molida y dejamos enfriar a temperatura ambiente o en el frigorífico.

Para que nos queden perfectas debemos verificar que no queden grumos mientras que van espesando. Si vemos que tiene, pasamos la batidora eléctrica y problema solucionado.
- Puedes infusionar la leche con la canela y las cáscaras de limón y naranja antes de añadirlas a la harina, así tendrán las poleás un sabor más pronunciado.
- Recuerda que las cucharadas soperas de harina y azúcar equivalen a 25 gramos. Así, en esta receta hemos utilizado 200 gramos de azúcar y de harina de repostería. De aceite las cucharadas soperas equivalen a unos 16 gramos, por lo tanto hemos usado unos 80 gramos de aceite.

También te gustará

Comenta esta receta

Cheesecake de melón Tarta de Arroz con Leche