Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

4 secretos de la increíble cocina italiana

¡No necesitas a una nonna italiana en tu cocina para preparar una pasta exquisita!

¿Estás con ganas de cocinar? ¿Te encanta la comida italiana? Aquí te mostramos algunos consejos para prepararla en casa.

la simpleza es la clave

Mientras que las versiones norteamericanas de la comida italiana tienden principalmente a acumular sabores, la auténtica cocina italiana se trata acerca de la simpleza. Los platos italianos permiten que cada ingrediente brille y se destaque. ¿Alguna vez haz probado la exquisita simpleza de la pizza margarita, o admirado el perfecto balance de una clásica brusqueta?

Los sabores son delicados, y hechos para ser saboreados lentamente - así que cuando hablamos de los ingredientes a utilizar, la frase a tener en cuenta es: menos es más.

compra los mejores ingredientes

Esto puede sonar obvio, pero el secreto del éxito en tus platos reside en la calidad de los ingredientes. Los italianos gastan mucho más dinero en la comida que sus compatriotas europeos, y esto queda demostrado en la calidad de su cocina. Si quieres priorizar el sabor, compra ingredientes frescos de la mejor calidad que puedas costear. Y recuerda: no hay nada como un buen aceite de oliva, ajo fresco, y sal marina para condimentar tus platos.

la forma y tamaño importan

¿Alguna vez te has preguntado por qué los italianos tienen tantos tipos diferentes de pasta?

La razón es increiblemente práctica: Es porque algunas pastas van mucho mejor con ciertos tipos de salsa. La pasta larga y delgada, como el spaghetti funciona mucho mejor con salsas cremosas o salsa de tomate liviana (que cubren la pasta delicadamente) en cambio para las pastas de forma complejas como el fusili convendrá utilizarsalsas espesas y con mas densidad de ingredientes.

cocina tus pastas adecuadamente

Para evitar que tu pasta se aglutine, siempre cocinalas en una olla lo suficientemente grande con mucha agua (para que las puedas remover bien). El agua debería ser salada como el agua de mar, y nunca le agregues aceite (hace la pasta grasosa y la salsa pegajosa) reserva a parte un poco de esa misma agua de la pasta para agregarle a lo último, esto hace que la salsa quede más suave y cremosa.

Otro consejo muy útil es retirar la pasta del agua a término medio de cocción, y dejar que se termine de cocinar en su propia salsa. Esto va a evitar que se cocine de más, se funda mejor con los sabores, y darte más control en la presentación del plato final.

Te sientes inspirado? Aquí tienes 43 deliciosas recetas para domar tu apetito.

Más artículos recién sacados del horno



Comenta este artículo

Para una figura más delgada, prueba la dieta coreana Así estás matando tus plantas sin darte cuenta