Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

10 Quesos que no engordan y puedes comer sin culpa 

,
Rebañando

El queso es esencial para una dieta equilibrada y saludable, ya que es rico en proteínas y vitaminas. Sin embargo, muchas veces pensamos que debemos evitarlos por su contenido en grasa. Por fortuna, existen variedades de queso más ligeras que podemos disfrutar sin culpa.

© iStock / Getty Images Plus / MarynaVoronova

El queso: más saludable de lo que pensabas

El queso es esencial para una dieta equilibrada y saludable, ya que es rico en proteínas y vitaminas. Sin embargo, algunos quesos también contienen altas cantidades de grasa y sal, por lo que, dependiendo del tipo de queso, debería sugerir un consumo moderado.

Pero, ¿cuáles son los quesos más ligeros, los que se pueden consumir sin pensar demasiado? Hay que dar prioridad al consumo de quesos frescos, que son perfectos como tentempié o añadidos a las ensaladas. Los quesos duros, como los maduros, también pueden consumirse, pero en cantidades moderadas, ya que tienen más grasa y sal, y son perfectos si se combinan en pequeñas cantidades con pasta, por ejemplo. En cambio, hay que evitar los quesos fundentes, que son absolutamente deliciosos pero también muy ricos en grasas y bajos en proteínas.

Por ello, hemos identificado los quesos más sanos y ligeros, y te damos las mejores ideas para disfrutarlos. Haz click en la imagen para seguir leyendo.


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Tartiflette, una receta para los muy amantes del queso

 

Pan, patatas, bacon y, por supuesto, mucho queso. ¿Qué es? Una tartiflette en formato fondue, o dicho de otro modo, el paraíso de los muy queseros.

 

INGREDIENTES: 

  • 1 pan de campo o pan de pueblo.
  • 1 queso reblochon.
  • 15 patatas pequeñas.
  • 7 u 8 lonchas de bacon.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cebolleta.
  • Sal gorda.
  • Aceite de oliva.

 

PREPARACIÓN:

1. Abre el pan por la mitad y vacía la base de miga con la ayuda del cuchillo de pan y una cuchara. En el hueco, coloca el queso. Tápalo de nuevo con la parte de arriba, envuélvelo por completo en papel de aluminio e introdúcelo en el horno a 180 ºC durante 30 minutos.

2. Mientras, pon a hervir 15 patatas pequeñas en agua salada.

3. Corta las lonchas de bacon en dos y extiéndelas. Cuando estén hechas, envuelve cada una de las patatas en uno de los trocitos de bacon y ponlas en una bandeja para hornear junto con los dientes de ajo machacados (sin pelar), un chorrito de aceite de oliva y sal. Hornea durante 20 minutos a 180 ºC.

4. Saca el pan del horno, ábrelo y espolvorea la cebolleta picada por encima del queso.

 

Sírvelo todo junto y moja las patatas en el queso antes de llevártelas a la boca. ¡Mmmh!

 

Comenta este artículo