Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Canutillos de torrija rellenos de crema

De

Puntúa esta receta 3.8/5 (6 Votos)

Ingredientes

  • 8 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 1/2 l de leche entera
  • 5 huevos
  • 1 palo de canela-rama
  • 1 vaina de vainilla
  • La cáscara de medio limón
  • 100 ml de vino de Oporto
  • 300 g de azúcar blanca
  • 1 cucharada de canela molida
  • 1 l de aceite de oliva virgen
  • 100 g de almendras picadas

Especificaciones

Dificultad Media
Coste Medio

Preparación

Paso 1

El primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche. Lavamos muy bien el limón y pelamos su piel de manera fina, sin mucho blanco que luego nos amargue el postre. Abrimos la vaina de vainilla y sacamos las semillas que reservaremos para añadir más tarde a la leche.
Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos las semillas de vainilla, la piel del limón y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos (infusionando la leche).
Calentamos la leche de nuevo a temperatura media durante 10 minutos con la vainilla, la piel de limón y la canela. Después de la cocción pasamos por un colador para eliminar impurezas y retiramos la mitad en un bol para luego empapar las rebanadas de pan de molde.

Paso 2

Escogemos un recipiente cómodo para ir mojando el pan de molde y lo llenamos con la leche infusionada y fría que tenemos reservada. Añadimos el vino de Oporto y batimos con un tenedor para mezclar bien los líquidos.

Paso 3

Batimos los huevos hasta que espumen un poco y añadimos dos cucharadas de leche infusionada, volvemos a batir y colocamos en otro plato que sea cómodo para mojar las rebanadas antes de freir.
Ponemos una sartén con aceite de oliva y calentamos a fuego medio.

Paso 4

Mientras se calienta el aceite bañamos las rebanadas de pan de molde en la leche. Le damos la vuelta para que se impregnen bien pero que no chorreen. Aplastamos un poco cada rebanada con una espumadera, así quitamos el exceso de leche.

Paso 5

Para enrollar la rebanada en forma de canutillo he usado unos rulos de aluminio negro. Los canutillos tendrán la forma y grosor del rulo empleado, también se puede usar uno cónico para hacer formas de cucurucho (como las típicas cañas fritas de Galicia). Son sencillos de conseguir en tiendas especializadas de cocina, incluso en alguna gran superficie también los venden.

Paso 6

Nos ponemos en una zona de la encimera despejada donde tengamos espacio para trabajar y enrollar. Empezamos enrollando la tostada al cilindro metálico desde abajo y gracias a la leche está se pegará facilmente al canutillo. Enrollamos y sellamos con un poco de huevo. Presionamos para que se pegue bien a las paredes del cilindro y lo pasamos por el huevo batido y el picadillo de almendras. De ahí directamente a la sartén con aceite bien caliente.

Paso 7

Freímos los canutillos por todos dos lados hasta que estén dorados, nos ayudamos de un tenedor para ir dando la vuelta al rulo. Retiramos a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.

Paso 8

Retiramos el canutillo de aluminio justo antes de rellenarlo, así os quedará la forma perfecta. Gracias al aceite de la fritura no tendréis ningún problema a la hora de retirarlo, ya veréis que sale de manera sencilla (pero tened cuidado de no quemaros).
Rellenamos de crema con la manga pastelera por ambos huecos hasta que queden repletos.

Paso 9

Llenamos un recipiente ancho con azúcar y canela en polvo (unas dos cucharaditas de canela en polvo por cada 100 g de azúcar) y mezclamos bien con un tenedor. Rebozamos los canutillos de torrija en esa mezcla, que se impregnen bien.

Paso 10

Dejamos enfriar y degustamos a temperatura ambiente o fríos, simplemente deliciosos.

Mucha gente suele emplean aceite de girasol para esta receta pues evita que se formen los típicos grumos a la hora de freír. Yo recomiendo aceite de oliva virgen extra, realza el sabor de la torrija y le da un punto distinto, además de quedar una fritura perfecta.

La leche debe estar a temperatura ambiente pues si está caliente el pan se deshará al mojarlo.

Debemos rellenar los canutillos de crema un poco antes de comerlos. No se os ocurra rellenarlos y comerlos al día siguiente pues la crema ablanda la estructura del canutillo de torrija y no estarán buenos.

También te gustará

Comenta esta receta

ENRROLLADITOS Nutella French toast roll-ups