Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Los tomates deben guardarse en el refrigerador: ¿mito o realidad?

 

Los tomates deben guardarse en el refrigerador: ¿mito o realidad?

Seguramente has leído con anterioridad que los tomates JAMÁS deberían guardarse en el refrigerador porque eso les quita sabor e incluso puede deteriorar su textura. Sin embargo, una página web de Estados Unidos decidió realizar varias pruebas para comprobar la veracidad de esta afirmación y ver si se trataba de un mito o una realidad.

 

Entonces, ¿es necesario refrigerar los tomates para conservarlos o no?

 

La respuesta depende de la madurez y la calidad de los tomates. Si están bien maduros, el frío no les va a afectar demasiado. De hecho, incluso podría ser mejor refrigerarlos en este caso, para que no se pudran en la mesa de la cocina, en especial si la temperatura ambiente es de más de 25 ºC. Puedes conservar los tomates en el refrigerador durante 2 o 3 días, con la condición de que dejes que vuelvan a alcanzar una temperatura ambiente antes de consumirlos, porque no hay nada peor que una ensalada de tomates todos fríos.

 

Ahora bien, si acabas de comprar tomates maduros en el supermercado y sabes que vas a consumirlos el mismo día, es mejor que los dejes fuera del refrigerador. Pero, si los tomates aún no están verdaderamente maduros, es diferente. En ese caso, lo ideal es colocarlos en una superficie a temperatura ambiente sin que se toquen entre sí. Cuando estén maduros, cómelos o, sino, refrigéralos por un máximo de 2 a 3 días.

 

Cabe agregar que hay otro elemento que puede influir, y es la calidad de los tomates: si son de muy buena calidad, no se verán afectados por el frío.

 

¿Quieres saber más sobre los detalles de las pruebas realizadas? Entonces consulta la página web de Serious Eats (en inglés) haciendo click aquí.

 

¡No dudes en experimentar por tu cuenta y contarnos qué resultados obtuviste!

Más artículos recién sacados del horno



Comenta este artículo

6 platos de pasta que tienes que saber cocinar 6 explicaciones científicas de por qué el pan es necesario en tu dieta