Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Masa quebrada

De

Puntúa esta receta 4/5 (4 Votos)

Ingredientes

  • - 250 g de harina.
  • - 125 g de mantequilla.
  • - 100 g de azúcar glass ( si la queremos salada
  • cambiamos el azúcar por una pizca de sal).
  • - 1 huevo.
  • - Aromas ( ralladura de limón o naranja
  • vainilla en polvo etc).

Especificaciones

Dificultad Media
Coste Medio

Preparación

Paso 1

1. Ponemos la harina sobre una superficie limpia y lisa, preferiblemente de mármol, porque eso nos ayudará a mantener la temperatura de la masa.

2. Cogemos la mantequilla y la vamos desmenuzando en trozos pequeños, echándolos sobre la harina, después, con la suela o cualquier tipo de espátula, vamos machacando la mantequilla y mezclándola con la harina, hasta que los trocitos de mantequilla sean tan pequeños que a simple vista no se vean. Esto se hace para impermeabilizar la harina y se llama sableado.

3. Cuando tengamos esto listo, le damos forma de volcán y vertemos en el centro el huevo ligeramente batido. Después vamos añadiendo el azúcar glass formando como una papilla, intentando coger lo menos posible la harina de los bordes. Cuando la papilla esté lista, es el momento de añadir el aroma escogido.

4. Vamos mezclando poco a poco la papilla con la harina, cogiéndola del interior de las paredes del volcán. Poco a poco irá tomando consistencia y pareciéndose más a una masa, en este momento, se debe coger la suela ( o con la palma de las manos) y vamos hacer lo que se denomina como fresar:

Con la espátula ( o palma de la mano, la zona pegada a las muñecas) cogemos nuestra masa, apoyamos la suela sobre más o menos la mitad de la masa y la vamos apretando hacia nosotros, como en un movimiento de arrastre. Repetimos esto un par de veces y cuando veamos que la harina está bien integrada y está cogiendo un aspecto compacto, le damos forma de bola.Si vemos que la masa se nos pega a las manos o a la superficie ( esto NO debe pasar) inmediatamente debemos parar de trabajarla, porque significa que la estamos amasando en exceso. La dejamos un rato en el frío y luego continuamos.

5. Envolvemos la masa en papel film y lo metemos en el frigorífico como mínimo 1 hora. Lo sacamos y dejamos que la masa se ponga a temperatura ambiente, en ese momento cogemos dos hojas de papel de horno y metemos la masa entre ellos y con un rodillo vamos estirando poco a poco la masa, dejándola bastante fina pero sin que sea difícil de manejar. En este momento también podemos tener problemas de que la masa adquiera mucho calor por exceso de trabajo, lo que haremos será meter la masa estirada dentro del frigorífico un rato hasta que se endurezca un poco. Lo mejor que se puede hacer para una masa quebrada, es dejarla enfriar estirada de un día para otro.

Paso 2

6. Enrollamos la masa en el rodillo pero sin apretar y vamos soltando la masa sobre el molde. Poco a poco la vamos ajustando a los bordes del molde sin tocar mucho para que no se deforme ni se ponga fina por algunas zonas. Para quitar el exceso de masa, cogemos el rodillo y lo pasamos por el borde del molde, en la foto podréis ver como queda.

Paso 3

7. Pinchamos ligeramente la masa con un tenedor, ponemos encima un papel de aluminio con garbanzos secos, que harán de peso a la hora de hornear.A mi no me ha terminado de convencer el usar papel de aluminio, ya que la masa se coció mas por los bordes que quedaron descubiertos, para mi gusto queda mejor usando un redondel de papel de horno solo en la base.

Paso 4

8. Horneamos a 180 º C durante unos 15 minutos, pero es lo de siempre, cada horno es un mundo, así que con que la masa tenga un tono ligeramente dorado es suficiente. Como podéis ver a mi los bordes se me tostaron un poco de más.

También te gustará

Técnicas de cocina

Prepara el auténtico pan brioche para alegrar tu desayuno

¡No te pierdas esta receta para preparar la clásica masa de brioche!

Comenta esta receta

Quiché de lechuga Empanada de Morcilla