Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Ideas para comer pollo frito ¡que te harán agua la boca!

Después de que veas todas las formas en que puedes hacer pollo frito casero, ¡no querrás volver a comer afuera!

© Lady And Pups

Sándwich de pollo frito picante

La combinación de pollo frito y picante le hace la boca agua a cualquiera. Además, si el pollo está servido en forma de hamburguesa, se convierte en la comida rápida de tus sueños. Sin embargo, en vez de perder el tiempo haciendo fila para comprarla en algún restaurante, ¿por qué no la preparas en casa? En esta receta, se remojan las pechugas de pollo en una mezcla de cebolla rallada, jengibre, sal, pimienta y jugo de jalapeño. Este jugo le da al pollo un toque salado, la cantidad de acidez adecuada y el picante de los jalapeños, transformándolo en una delicia jugosa en el interior, incluso después de que se ha empanizado y freído para darle un crocante exterior. ¡Prepáralo, no te vas a arrepentir! Bueno, está bien, quizás te arrepientas porque lo vas a comer tanto que vas a ganar unos cuantos kilos extra. ¡Pero habrá valido la pena!

 


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Sándwich Montecristo: el snack extra crujiente que estabas esperando

Si estás en busca de un snack rápido, económico, pero sobre todo delicioso, entonces tienes que probar nuestro sándwich frito. Prepararlo es muy sencillo, y te garantizamos que a todo mundo le va a encantar, ¡especialmente a los niños!

 

Ingredientes:

  • 1 paquete de pan de molde
  • mayonesa al gusto
  • mostaza al gusto
  • nata al gusto
  • 1 paquete de queso amarillo
  • 1 paquete de jamón york
  • 2 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • pan rallado
  • aceite vegetal
  • ketchup o aderezo ranch para acompañar
  • palitos de madera

 

Preparación:

  1. Toma el paquete de pan y corta los bordes.
  2. Unta un pan con mayonesa, mostaza o nata al gusto. 
  3. Cocola encima 1 rebanada de queso amarillo y 1 de jamón york.
  4. Cubre con otro pan, úntalo con mayonesa, añade jamón y queso.
  5. Repite el procedimiento hasta tener 5 o 6 capas de sándwich.
  6. Toma 4 palitos de madera lo suficientemente largos (los de hacer brochetas son ideales), y clávalos con cuidado en el sándwich para poderlo cortar en 4 partes.
  7. Ahora corta con cuidado y obtendrás 4 brochetas.
  8. En un tazón bate el huevo con la leche. 
  9. Pasa por ahí cada brocheta, y depués por un plato con pan rallado. 
  10. Calienta el aceite vegetal en una sartén y fríe las brochetas hasta que queden doraditas. 
  11. Reserva sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa, coloca en un plato y sirve con aderezos.

 

 

Comenta este artículo