Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Descubre cuál es el vino ideal para cada queso

De,
Rebañando

Ya lo dice un refrán popular: Bebe vino y come queso, y llegarás a viejo, y es que estos dos alimentos han ido juntos desde el principio de los tiempos,  ¿Por qué será?

Pues porque la combinación de estas dos delicias es realmente irresistible para nuestro paladar . Sin embargo para disfrutar de verdad de ellas, tienes que conocer cuál es vino que crea la combinación perfecta con cada clase de queso.

En este artículo queremos darte la lista definitiva de maridajes de vino y queso para que puedas disfrutar de ellos.

 

Descubre cuál es el vino ideal para cada botella de queso

 

 1. Quesos de oveja curados: 

Los queso de oveja curados o semicurados tienen un sabor bastante fuerte, por eso sin duda el vino que mejor los acompaña será un vino tinto. Dentro de la gama de los vinos tintos podemos escoger un crianza y tomarlo con una tapita de queso Manchego, Torta del casar, el queso típico de la provincia de Cáceres o del queso Graviera originario de Grecia.

 

Descubre cuál es el vino ideal para cada botella de queso

 

2. Quesos de vaca: 

Los quesos de vaca suelen tener una consistencia más cremosa que dura, de hecho se los suele denominar como semiblandos. Si queremos crear un maridaje perfecto para ellos, entonces tendremos que escoger un vino rosado como un Cabernet Sauvignon. Dentro de los quesos de vaca los más conocidos son: el queso gallego de Tetilla, y los quesos franceses Saint Paulin y Cantal. 

 

Descubre cuál es el vino ideal para cada botella de queso

 

3. Quesos azules:

Los quesos azules tienen una consistencia entre cremosa y dura, y despiden un olor bastante fuerte. Eso se debe al moho que les da su característico color azulado. Dentro de este grupo podemos encontrar el roquefort, el cabrales, el gorgonzola o el bleu d'Auvergne, y para ellos el vino ideal será un vino dulce como el vino de Oporto o el de Jerez.

 


Descubre cuál es el vino ideal para cada botella de queso

 

4. Quesos de cabra y quesos frescos:

Los quesos de cabra son absolutamente deliciosos y por eso si se toman con distintos alimentos como la miel o los higos se pueden crear una combinación sorprendentes. A la hora de comer estos quesos, como el rulo de cabra, el queso Feta o dentro de los quesos frescos, el queso de Burgos, los mejores vinos serán el vino blanco seco como el Chardonnay o el vino de Rueda.

 

Descubre cuál es el vino ideal para cada botella de queso


5. Quesos ahumados:

Los quesos ahumados tienen un gusto realmente intenso, por eso gustará más a las personas apasionadas de los sabores fuertes. Dentro de los quesos ahumados podemos encontrar el queso Idiazabal o el queso asturiano Afuega'l pitu, y para tomarlos el vino ideal será un vino tinto reserva como un Rioja, o un Ribera del Duero.

 Descubre cuál es el vino ideal para cada botella de queso

 

 6. Quesos de pasta blanda:

Los quesos de pasta blanda son los más conocidos y la mayoría provienen de Francia, como el queso Brie o el Camembert, que tradicionalmente se untan en pan.

Si queremos disfrutar de ellos, lo mejor será acompañarlos con un vino blanco afrutado, ya que la combinación de la textura cremosa del queso con la dulzura del vino será realmente deliciosa.

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Tartiflette, una receta para los muy amantes del queso

 

Pan, patatas, bacon y, por supuesto, mucho queso. ¿Qué es? Una tartiflette en formato fondue, o dicho de otro modo, el paraíso de los muy queseros.

 

INGREDIENTES: 

  • 1 pan de campo o pan de pueblo.
  • 1 queso reblochon.
  • 15 patatas pequeñas.
  • 7 u 8 lonchas de bacon.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cebolleta.
  • Sal gorda.
  • Aceite de oliva.

 

PREPARACIÓN:

1. Abre el pan por la mitad y vacía la base de miga con la ayuda del cuchillo de pan y una cuchara. En el hueco, coloca el queso. Tápalo de nuevo con la parte de arriba, envuélvelo por completo en papel de aluminio e introdúcelo en el horno a 180 ºC durante 30 minutos.

2. Mientras, pon a hervir 15 patatas pequeñas en agua salada.

3. Corta las lonchas de bacon en dos y extiéndelas. Cuando estén hechas, envuelve cada una de las patatas en uno de los trocitos de bacon y ponlas en una bandeja para hornear junto con los dientes de ajo machacados (sin pelar), un chorrito de aceite de oliva y sal. Hornea durante 20 minutos a 180 ºC.

4. Saca el pan del horno, ábrelo y espolvorea la cebolleta picada por encima del queso.

 

Sírvelo todo junto y moja las patatas en el queso antes de llevártelas a la boca. ¡Mmmh!

 

Comenta este artículo

Los empanados que triunfan generación tras generación El smoothie lleno de vitaminas que combate la tripita tras las vacaciones