Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Torta de queso rápida

De

Puntúa esta receta 2/5 (1 Votos)

Ingredientes

  • 25 galletas maria
  • 100 g de mantequilla.
  • 200 ml o 260 g. de leche condensada
  • 1 sobre y medio de gelatina neutra Royal (15 g)
  • 300 g queso cremoso tipo Philadelphia.
  • 200 ml de nata para montar.
  • 2 cucharadas de azúcar para montar la nata
  • Agua caliente para la gelatina (1 vaso de unos 25 ml)
  • 200 g de confitura de frambruesas o mermelada.

Especificaciones

Personas 10
Dificultad Fácil
Tiempo de preparación 15minutos
Coste Económico

Preparación

Paso 1

- Para la Base:
Derretimos la mantequilla (usamos el microondas, es más rápido). Con la picadora trituramos las galletas y añadimos por encima la mantequilla derretida.
Cogemos la mezcla de mantequilla y galletas y la repartimos por la base de un molde desmontable grande. Apretamos contra el fondo con la ayuda de una cuchara o con los dedos. Introducimos en la nevera mientras hacemos la crema de queso.

Paso 2

En un bol introducimos las dos tarrinas de crema de queso Philadelphia. Añadimos 1/2 bote de leche condensada y mezclamos con la batidora.El paso más complicado , la gelatina: Vaciamos el contenido de un sobre de gelatina neutra Royal en un bol que esté seco. De 300 ml de agua (1 vaso y medio) de agua fría, separamos una tacita y la añadimos a la gelatina. Ponemos el resto del agua en un cazo al fuego hasta ebullición (o al micro directamente 2 minutos). Retiramos y vertemos el agua en el recipiente donde se había dejado la gelatina. Removemos hasta su completa disolución y mezclamos con la crema de queso y leche. Batimos ligeramente toda la mezcla para que quede homogénea y sin ningún grumo. Montamos la nata.
Mezclamos la nata montada con la mezcla del queso pero de manera suave. Utilizamos mejor una espátula de madera o silicona para que no baje la nata.
Sacamos el recipiente con la base de galleta de la nevera y echamos la crema de queso. Volvemos a introducir en la nevera unas 3-4 horas.

Paso 3

Echamos en un cazo la confitura o mermelada y 2 cucharadas de agua. Calentamos de manera suave hasta que se forme un sirope. Apartamos del fuego y en el mismo recipiente donde esta la tarta de queso ya fría echamos el sirope de manera homogénea (como está líquido es bastante fácil). Y otra vez a la nevera durante unas horas, debe estar muy fría para su degustación.

TRUCO: El frío. Al contrario que en el merengue (que debe estar a temperatura ambiente) la nata debe utilizarse fría. La nata, el azúcar y el recipiente deben estar recién salidos de la nevera. Batimos el azúcar y la nata con las varillas hasta que quede compacta. Os aseguro que con el truco del frío sale perfecto.

También te gustará

Comenta esta receta

Helado Casero de Vainilla con Nueces - sin heladera Helado de chocolate (sin heladera)