Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

25 alimentos nutritivos para matar el gusanillo

Si a veces te entra hambre pero no quieres caer en la tentación, te damos una lista de 25 ingredientes que te calmarán la ansiedad sin que pierdas la línea

¿Te cuesta evitar la tentación?

A menudo sentimos en el estómago ese gusanillo que no es hambre en realidad, ni tampoco gula, pero que necesitamos calmar cuanto antes...

La mayoría de las veces solemos caer en la tentación y acabamos picoteando cosas que contienen o mucha sal o mucho azúcar, y que desde luego no son nada buenas para nuestra salud...

Para que no te sientas culpable por picar entre horas te damos una lista de hasta 25 alimentos, tanto dulces como salados que te ayudarán a matar el gusanillo de manera sana. 


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Sándwich Montecristo: el snack extra crujiente que estabas esperando

Si estás en busca de un snack rápido, económico, pero sobre todo delicioso, entonces tienes que probar nuestro sándwich frito. Prepararlo es muy sencillo, y te garantizamos que a todo mundo le va a encantar, ¡especialmente a los niños!

 

Ingredientes:

  • 1 paquete de pan de molde
  • mayonesa al gusto
  • mostaza al gusto
  • nata al gusto
  • 1 paquete de queso amarillo
  • 1 paquete de jamón york
  • 2 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • pan rallado
  • aceite vegetal
  • ketchup o aderezo ranch para acompañar
  • palitos de madera

 

Preparación:

  1. Toma el paquete de pan y corta los bordes.
  2. Unta un pan con mayonesa, mostaza o nata al gusto. 
  3. Cocola encima 1 rebanada de queso amarillo y 1 de jamón york.
  4. Cubre con otro pan, úntalo con mayonesa, añade jamón y queso.
  5. Repite el procedimiento hasta tener 5 o 6 capas de sándwich.
  6. Toma 4 palitos de madera lo suficientemente largos (los de hacer brochetas son ideales), y clávalos con cuidado en el sándwich para poderlo cortar en 4 partes.
  7. Ahora corta con cuidado y obtendrás 4 brochetas.
  8. En un tazón bate el huevo con la leche. 
  9. Pasa por ahí cada brocheta, y depués por un plato con pan rallado. 
  10. Calienta el aceite vegetal en una sartén y fríe las brochetas hasta que queden doraditas. 
  11. Reserva sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa, coloca en un plato y sirve con aderezos.

 

 

Comenta este artículo