Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

La leyenda de la sfogliatella napolitana

La leggenda della sfogliatella napoletana

Hay dos tipos de sfogliatella y ¡no sabemos cuál de los dos es mejor!

 

La sfogliatella existe en dos versiones: la riccia y la frolla. La sfogliatella riccia se hace con una masa de hojaldre, pero la sfogliatella frolla se prepara con masa quebrada, que es una masa similar a la que usamos para hacer tartaletas. La historia de este dulce es muy antigua y se dice que remonta a los años 1600. Al parecer, la creación de la sfogliatella riccia se debe a una monja de un monasterio de Nápoles. Sin embargo, la receta de esa época, al igual que la de la pastiera napolitana, era muy pobre y no incluía queso ricotta. Después, los conventos empezaron a atraer y recibir a las personas importantes de la ciudad, de las que podían recibir beneficios y favores. Es por eso que los monasterios empezaron a sacar muchos tipos de delicias del horno. Con el tiempo, los secretos de hojaldre abandonaron el convento en el que nacieron y llegaron al convento de Santa Rosa, en la costa Amalfitana. Las monjas de este convento hicieron algunos cambios en la receta, añadiendo el relleno de ricotta, la crema y las cerezas.

De los monasterios a la herencia napolitana, y de allí al resto de Italia...

 

La leyenda cuenta que una novia del convento empezó a "frecuentar"  a un pastelero joven y así fue que se extendió la receta  de la sfogliatella. El joven eliminó la capa de crema pastelera y cerezas que cubrían el dulce con lo que volvió, en cierto modo, a la receta inicial. Sin embargo, la identidad del misterioso chef de repostería parece no estar clara: según algunos, parece que la receta fue creada por Pintauro, el famoso chef de repostería de Via Toledo.


Receta para preparar la sfogliatella riccia perfecta


¿Quieres hacer una sfogliatella riccia? No es muy fácil de hacer, pero si sigues nuestra receta con un poco de paciencia y dedicación, lograrás hacer una verdadera sfogliatella riccia napolitana.

Ingredientes:

- 400 g de harina
-250 g de  queso ricotta
-200 g de azúcar glas
- 150 g de sémola
- 150 g de frutas confitadas
- 50 g de azúcar
- 170 g de mantequilla
- 1 huevo completo y 2 yemas
- Esencia de vainilla
- Canela
- Una pizca de sal

 

En un bol, coloca la harina, la mantequilla cortada en trozos pequeños, el azúcar, una pizca de sal y suficiente agua para obtener una masa firme y elástica. Después, haz una bola con la masa y déjala reposar durante una hora en un lugar fresco y lejos de corrientes de aire. Mientras, pon a hervir 500 ml de agua con sal, vierte la sémola y hierve la mezcla durante 5 minutos más, revolviendo constantemente. Apaga el fuego, vierte la sémola en un tazón y agrégale el queso ricotta, 150 g de azúcar en polvo, las frutas confitadas, una pizca de canela y 2 gotas de esencia de vainilla. Deja que la mezcla repose en el refrigerador.

 

El siguiente paso consiste en derretir 50 g de mantequilla. Extiende la masa de forma rectangular hasta que quede lo más fina posible sobre una superficie enharinada y córtala en 4 pedazos. A continuación, embadúrnala con mantequilla derretida con un pincel de cocina y superpón los pedazos de masa uno sobre otro. Déjalos reposar durante media hora. Después, Ahora, enrolla las hojas de pasta superpuestas para formar un rollo. Elimina los extremos del rollo con un cuchillo y córtalo en rodajas de 1 cm de espesor. Con las manos, haz una especie de cono con cada rodaja de masa, en el que se va a vertir una cucharada de relleno.Repite el procedimiento con el resto de las rodajas y, después, coloca los conos en una bandeja cubierta con papel para hornear. Baña las sfogliatellas con yema de huevo batido y cocínalas durante 20 minutos en un horno precalentado a 200 °C. Pasado este tiempo, baja la temperatura a 180 °C y hornea durante otros 20 minutos. Finalmente, baja la temperatura una vez más a 160 °C y cocina durante 10 minutos adicionales. Cuando saques las sfogliatellas del horno, espolvoréalas con azúcar glas y sírvelas calientes.

Si prefieres algo más suave, entonces prepara la sfogliatella frolla:

Ingredientes  para 6 personas:

- 300 g de harina
- 150 g de manteca
- 120 g de azúcar
- 200 g de sémola
- 200 g de queso ricotta
- 175 g de azúcar glas
- 100 g de cáscara de naranja confitada
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
-1 huevo

 

Prepara la masa con la harina, el azúcar y la manteca cortada en trozos pequeños. Después, hierve 500 ml de agua con una pizca de sal y vierte la sémola. Cocínala durante 15 minutos, y revuelve constantemente para evitar que se pegue a la olla. A continuación, mezcla el queso ricotta con el azúcar en polvo, la vainilla, el huevo, la cáscara de naranja confitada y la sémola fría. Toma la masa, estírala sobre la superficie de trabajo y, con una taza mediana, corta círculos de masa. Después, coloca una cucharada de relleno en el centro de cada círculo, dóblalos por la mitad y sella bien los bordes. Cortar la masa que sobre y coloca las sfogliatellas en una bandeja cubierta con papel para hornear. Bañalas de huevo batido con un pincel de cocina y cocínalas durante aproximadamente 20 minutos en un horno precalentado a 180 °C. Sírvelas  calientes y espolvoreadas con azúcar glas.

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Prepara un bizcocho de Nutella en pocos pasos

¿Te gusta el chocolate? Prepara esta sencilla torta para la merienda o el desayuno.

Una receta sencilla y rápida que te va a encantar.

Comenta este artículo

Los 7 consejos para conservar la albahaca fresca todo el año ¿Puedes saber cómo es tu cita según lo que pida para comer?