Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

¡Basta de pinceles en silicona! Por qué elegir un pincel de cerdas naturales.

 

Silvia Santucci

El pincel de cocina es un utensilio vital para todos aquellos que aman cocinar. Es indispensable para dorar una masa, para humedecer un bizcocho, para untar una salsa en una carne, etc.

 

Honestamente, no podemos prescindir de él. 

 

El problema es que los pinceles de cerdas naturales se han hecho una mala fama, sobre todo por ser considerados anti higiénicos, ya que existe una cierta tendencia al desarrollo de bacterias si no se lo utiliza correctamente. Es por ello que muchos amantes del buen comer los han desterrado de sus cocinas. 

 

La alternativa propuesta fue reemplazarlos por pinceles confeccionados en silicona. 

 

La silicona es, desde hace 20 años, un material sumamente utilizado por los chefs de cocina y pastelería, que emplean  a diario  diferentes variantes de moldes y placas tanto para hornear como para congelar.  

 

En resumen, para los profesionales de la gastronomía, los utensilios en silicona son esenciales. 

 

Hace ya 15 años los utensilios en silicona llegaron a casa de particulares gracias a la compañía Demarle, que comenzó poco a poco a ofrecer sus productos en supermecados y pequeñas tiendas, y se volvieron rápidamente populares, ya que permitían a las amas de casa y cocineros aficionados a realizar infinidad de recetas y darles un toque profesional. 

 

Pero, como es sabido, cuando un producto alcanza cierta popularidad, aparecen otras compañías tratando de posicionar sus productos en el mercado, y comenzaron a aparecer versiones más baratas de mala calidad, que por desgracia no son tan efectivos o resistentes como las versiones originales, además de que podrían incluso ser peligrosos para nuestra salud. 

 

Lo más curioso de esta historia, es que estos fabricantes comenzaron a imaginar una infinidad de productos de cocina hechos en silicona, algunos de ellos bastante útiles, como las pinzas con punta de silicina, o moldes de formas originales. Pero otros, como el pincel en silicona, son absolutamente inútiles. Es entendible la justificación higiénica de este pincel, pero no cumple realmente su función. 

 

Es imposible humedecer un pastel con un pincel de silicona, o pincelar con huevo una preparación, ¡porque los líquidos no se adhieren a las cerdas de silicona!

 

La estrategia de venta de estos pinceles se basa en argumentar que los pinceles de cerdas de pelo son anti-higiénicas. 

 

Hemos consultado a varios pasteleros para saber que opinaban de este asunto, y unánimamente nos han dicho que, si se respetan ciertas reglas, los pinceles de cerdas naturales o sintéticas no representan ningún peligro. 

 

La principal regla a respetar es lavarlo bien con jabón neutro y dejarlo secar antes de guardarlo, para evitar la proliferación de bacterias. 

 

La forma correcta de mantener un pincel de cerdas naturales es lavarlo inmediatamente después de su uso, secarlo con servilletas de papel, y cada 6 meses reemplazarlo por uno nuevo.

 

¡Abajo el pincel de silicona! ¡Larga vida al pincel de cerdas!

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

¡Sorprende a todos con este bizcocho!

¿Todavía no has probado un bizcocho sorpresa?

Seguro que lo has visto circulando por internet y lo cierto es que es más sencillo de lo que parece.

No te pierdas nuestro vídeo en el que te contamos cómo hacerlo.

Comenta este artículo

10 SECRETOS para hacer PASTELES COMO UN PROFESIONAL Los ingredientes secretos para quemar grasas