Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

¿Qué se comía en otras épocas? Los platos más locos a lo largo de la historia

¿Estaban locos? ¿Tenían una curiosidad insaciable? ¿Carencia de papilas gustativas? Echa un vistazo a esta lista y juzga por ti mismo...

¿Tienes hambre?

Cola de castor, fruta podrida, pastel de vinagre... algunas de las cosas que comían nuestros antepasados nos revolverían el estómago hoy en día. ¿Estaban locos? ¿Tenían una curiosidad insaciable? ¿Carencia de papilas gustativas? Nada de eso. Tenían un acceso mucho más limitado a ingredientes frescos, hierbas y especias, con lo que cocinaban lo que podían y como podían. Las directrices religiosas y culturales de la época también dictaban la manera en que la comida era cocinada y servida, lo que se traducía en combinaciones de sabores y métodos de preparación que parecen un auténtico disparate en la actualidad. Echa un vistazo a los platos más locos de la historia...


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Aguacate frito relleno de queso, crujiente por fuera y cremoso por dentro

 

Una receta fácil, ingeniosa y que mezcla algunos de nuestros sabores preferidos. ¿A qué esperas para probarla?

 

INGREDIENTES: 

  • 400 gr de carne picada.
  • 1 cebolla picada.
  • 100 gr de pan rallado.
  • 2 o 3 huevos.
  • 3 aguacates.
  • 120 gr de queso rallado (el que más te guste).
  • Harina.
  • Pan rallado.
  • Sal y pimienta.

 

PREPARACIÓN:

1. En un recipiente lo suficientemente grande, echa la carne, la cebolla picada, 100 gr de pan rallado, un huevo, una cucharadita de sal y un poco de pimienta.

2. Mezcla todo con tus propias manos, hasta que los ingredientes queden bien integrados. 

3. Corta los aguacates por la mitad y retira la piel y la semilla. En el hueco que ha dejado esta última, rellena cada una de las 6 mitades con 20 gr de queso rallado y vuelve a cerrar los aguacates.

4. Cúbrelos completamente con la mezcla anterior y pásalos harina, huevo batido y pan rallado.

5. En una sartén con el aceite ya caliente, fríelos entre 2 y 3 minutos de cada lado.

 

Acompáñalos con un poquito de ensalada, ¡y disfruta!

 

Comenta este artículo