Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

¿Sabes por qué el chocolate se pone blanco?

¿Estará bueno todavía? ¿Por qué ocurre esto? Aquí tienes la respuesta a estos misterios:


No te gusta compartir y has decidido guardar una tableta de chocolate fuera del alcance de los niños para darte un pequeño capricho cuando más lo necesites. Sin embargo, vas a por ella y enseguida notas que algo no va bien. No, no han descubierto tu escondite, aunque es casi peor: ¡el chocolate se ha vuelto blanco!


No huele mal ni notas nada raro en su consistencia, pero el color te hace desconfiar... ¿Qué demonios le pasa al chocolate? ¡Nada de qué preocuparse! Tu chocolate no tiene la peste, ni siquiera ha caducado, solo ha sufrido un proceso conocido como floración (separación de las grasas). Si en algún momento estuvo sometido a una temperatura un poco más alta de la idónea, las grasas que contiene comenzaron a derretirse en su interior. Al enfriarse de nuevo, estas grasas se cristalizan y ascienden hacia la superficie, formando la temida película blanca.


Pero entonces, ¿se puede comer? Si bien este proceso le da un aspecto menos atractivo y afecta ligeramente a su aroma, tu chocolate está aún en perfecto estado para comerlo o cocinar con él. Si aún así no puedes soportar la idea de que tu preciado chocolate adquiera ese tono blancuzco, evita someterlo a cambios bruscos de temperatura y sepáralo en la medida de lo posible del resto de alimentos.


Si te pareció interesante, ¡COMPARTE ESTE ARTÍCULO!

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Consiéntete con estas piruletas saludables de kiwi con chocolate

¿Tienes ganas de un postre sencillo y saludable? Las paletas heladas de fruta son una excelente opción, ya que con muy pocos ingredientes tendrás un dulce natural riquísimo que puedes decorar a tu gusto. En esta ocasión vamos a prepararlas con kiwi, una fruta de temporada muy jugosa y rica en vitamina C para protegerte de la gripe.

 

Ingredientes:

  • 4 kiwis
  • 1/2 tableta de chocolate oscuro
  • palitos de madera para paletas
  • para decorar: chispas de colores, nuez troceada, etc.

 

Preparación:

  1. Lava y pela los kiwis.
  2. Córtalos en rodajas gruesas por lo largo y colócalas separadas sobre un plato.
  3. Inserta con cuidado los palitos de paleta y lleva al congelador por 30 minutos.
  4. Mientras tanto, derrite el chocolate en el microondas o a baño maría, removiendo para que no se queme.
  5. Saca las paletas del congelador, báñalas en chocolate derretido y espolvorea con dulces, nuez o tu topping favorito.
  6. Vuelve a congelar durante 30 minutos, ¡y listo!

Comenta este artículo

Una publicación ESCANDALIZÓ las redes sociales por INCITAR a la VIOLACIÓN en la PAREJA Wraps de espinaca con sólo 3 ingredientes, ¡ligeros y sin gluten!