Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

Se llama igual pero ¿Sabes cuál es la diferencia de esta delicia entre estos 3 países?.

Parece que el aperitivo ya se tomaba en la Antigua Roma. Reciba el nombre de aperitivo o gustus consistía en una serie de platos tan dispares como las otras o el melón antes  de dar paso a los fastuosos banquetes propios de la clase más alta de la sociedad, los patricios.

Con el paso del tiempo, esa práctica se fue extendiendo por toda Europa y convirtiéndose en toda una ceremonia  que cada país supo adaptar a sus usos y costumbres.

En este artículo hacemos un repaso de los aperitivos más famosos de Europa: el francés, el italiano y el español.

 

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

 

FRANCIA: L'apéro

En el país vecino, l'apéro como ellos lo llaman es todo un acontecimiento. Se suele tomar entre las siete y las ocho y media de la tarde, es decir antes de cenar.

Comúnmente consiste en un pequeño picoteo para ir abriendo boca antes de cenar, ya que lo fundamental del apéro no es la comida, si no la bebida. De hecho cuando visitamos Francia y en la carta del restaurante vemos un apartado llamado apéro, en realidad no se trata de una selección de tapas, si no de licores y bebidas alcohólicas.

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

Los licores más comunes en el aperitivo franceses son los que tienen una base de anís como el Pastis o el Ricard, pero también hay otros más curiosos como el licor de gentiane, una planta de gusto aromático.

Por lo tanto, si asistimos a un apéro francés encontramos patatas fritas, cacahuetes, aceitunas y una selección de quesos, lo justo para abrir boca antes de comenzar el festín nocturno.

 

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

 

ITALIA: L'aperitivo

El aperitivo a la italiana se acerca bastante a lo que en España se conoce como la merienda cena, ya que se suele tomar entre las siete y media y las nueve y media de la noche.

Sin embargo, se trata de una merienda cena bastante especial en la que se pueden degustar las mejores especialidades del antipasto tradicional italiano.

En Italia, el aperitivo es toda una institución desde que a finales del siglo XVIII, Antonio Benedetto Carpano decidiera acompañar el vermouth que ofrecía a sus clientes con un plato de stuzziano (queso, charcutería y pan) a los clientes de su bodega de Turín. 

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

 

Desde entonces esta ciudad del norte del país se ha convertido en el referente nacional del aperitivo. Desde hace décadas existe en Italia la moda del aperitivo a la turinesa, es decir ir a un bar de aperitivo pagar una consumición como un cóctel o un Spritz hecho con Campari y servirse de los platos que el bar pone a disposición de los clientes, tanto como se quiera.

El precio mínimo que se paga por la bebida son unos 7€, dependiendo de la ciudad en la que nos encontremos, pero a cambio se pueden degustar platos tan excelentes como la foccacia, la pizza o una selección de embutidos italianos.

 

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

 

ESPAÑA: El aperitivo

 ¿Cuántas veces hemos salido el domingo a tomar el aperitivo y hemos vuelto a casa sin hambre?

Hay que reconocer que en España el aperitivo es todo un arte, y se suele tomar los fines de semana entre la una y las dos de la tarde, dependiendo de los horarios de cada uno.

Aunque siempre decimos que vamos a salir a tomarnos  unas cañitas, lo cierto es que acabamos comiendo por ahí...

España, Italia y Francia: 3 maneras de entender el aperitivo

Es muy importante saber escoger el bar al que ir, porque de eso dependerá si vamos a quedarnos con hambre o si vamos a quedarnos llenos de todas las delicias que hemos tomado. Si encontramos el sitio ideal puede que tengamos suerte y nos pongan con la cerveza o el vino una tapita de paella, de gambas o de migas. 

Además hay gente que cuando hacen una cena o una comida en casa, primero preparan un aperitivo que suele consistir en un platito de jamón , de queso o unas simples aceitunas en el caso de los más agarrados.

Sea como fuera, parece que en España no podemos empezar la comida de fin de semana sin tomarnos antes un buen aperitivo acompañado de una cerveza o un vinito.

 

 

 

 

 

 

 

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Tartiflette, una receta para los muy amantes del queso

 

Pan, patatas, bacon y, por supuesto, mucho queso. ¿Qué es? Una tartiflette en formato fondue, o dicho de otro modo, el paraíso de los muy queseros.

 

INGREDIENTES: 

  • 1 pan de campo o pan de pueblo.
  • 1 queso reblochon.
  • 15 patatas pequeñas.
  • 7 u 8 lonchas de bacon.
  • 3 dientes de ajo.
  • 1 cebolleta.
  • Sal gorda.
  • Aceite de oliva.

 

PREPARACIÓN:

1. Abre el pan por la mitad y vacía la base de miga con la ayuda del cuchillo de pan y una cuchara. En el hueco, coloca el queso. Tápalo de nuevo con la parte de arriba, envuélvelo por completo en papel de aluminio e introdúcelo en el horno a 180 ºC durante 30 minutos.

2. Mientras, pon a hervir 15 patatas pequeñas en agua salada.

3. Corta las lonchas de bacon en dos y extiéndelas. Cuando estén hechas, envuelve cada una de las patatas en uno de los trocitos de bacon y ponlas en una bandeja para hornear junto con los dientes de ajo machacados (sin pelar), un chorrito de aceite de oliva y sal. Hornea durante 20 minutos a 180 ºC.

4. Saca el pan del horno, ábrelo y espolvorea la cebolleta picada por encima del queso.

 

Sírvelo todo junto y moja las patatas en el queso antes de llevártelas a la boca. ¡Mmmh!

 

Comenta este artículo

Secretos de pastelero: 18 errores evitables de la repostería El sésamo, la leche y otros alimentos básicos para sobrellevar la menopausia