Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Los secretos de la AUTÉNTICA lasaña italiana

La lasagna come quella della nonna

La lasaña es uno de los platos más populares de la cocina tradicional italiana. Es junto con la pizza una de las recetas más exportadas y más apreciadas por los paladares extranjeros, pero, ¿Qué es lo que hace perfecta a una lasaña?

 
- La consistencia de la bechamel o besamel, debe ser lo suficientemenete densa ya que, de lo contrario, la lasaña  perderá su forma.
- El ragú deberá cocinarse al menos durante 2 horas para que el sabor sea intenso y no quede ácido. 
- Los ingredientes del ragú: utiliza carne fresca y una buena salsa de tomate o "passata" de calidad.
- Las láminas de pasta: utiliza las láminas de pasta secas, hiérvelas 2 minutos, escúrrelas y ya están listas para  empezar a montar la lasaña. 

En este artículo queremos compartir con vosotros la auténtica receta de la lasaña italiana, receta que nos ha dado muy amablamente una señora de la región de Emilia Romagna.

Si te preguntas si puedes sustituir alguno de los ingredientes, la respuesta es NO. La lasaña es así y así es como se prepara la AUTÉNTICA lasaña de la tradición emiliana.

La presencia de leche en la receta puede parecer extraña, pero en realidad sirve para ablandar la carne y evitar que el ragú no quede seco. La leche permite además, equilibrar la acidez del tomate.

A continuación, hacemos una lista de los posibles errores que puedes cometer durante la preparación de la lasaña y las soluciones para no arruinar esta riquísima  receta.
 
¿Por qué la lasaña no me ha quedado buena?

- La besamel tiene grumos
Para evitar que se formen grumo en clausure tipo de salsa o crema, el trucco está en añadir los ingredientes líquidos a los secos y nunca al revés. Los ingredientes líquidos se añaden poco a poco. 

La besamel ha quedado demasiado líquida
Para no tener este problema, ha la "prueba del plato": cha una cucharada de besamel en un platito e inclínalo, si la besamel baja rápidamente, no está lista. Si por el contrario tarda en caer, quiere decir que la consistencia es perfecta. 

- El ragú está ácido
Si el ragù presenta un gusto ácido, significa que la salsa o passata de tomate no era de buena calidad. Lo ideal es utilizar una salsa casera. Para resolver el problema y corregir la acidez, añade 1 ó 2 cucharadas de azúcar. 

-La pasta de la lasaña ha quedado dura y seca
No olvides hervir las láminas de pasta 2 minutos antes de empezar a montar la lasaña. 

- La lasaña suelta un poco de aceite
El aceite ya está incluido en el ragù, por lo que no es necesario añadirlo en el montaje de la lasaña; demasiado aceite haría aún más pesado el plato.

- El ragù ha quedado demasiado líquido

La lasaña no es precisamente un plato que se pueda hacer con prisas. El ragù necesita al menos 2 horas para que tome la consistencia apropiada. 

Ahora que sabemos todos los detalles, pasamos a la preparación:

Ingredientes:
- Láminas de lasaña frescas
- 100 g de Parmesano rallado
- 50 g de mantequilla

Para el ragù:
-1 rama de apio
- 1 zanahoria
- 1 cebolla
- 100 g de panceta o tocino
- 300 g de carne de salchicha desmenuzada
- 500 g de carne de ternera picada
- 700 g de salsa de tomate o passata
- 2 vasos de leche
- 1/2 vaso de vino tinto
- Sal y pimienta
- Aceite de oliva

Para la besamel:
- 1 L de leche
- 100 g de mantequilla
- 100 g de harina
- Una pizca de nuez moscada
- Sal y pimienta

Empieza preparando el ragù: echa un chorro de aceite en una cazuela, caliéntalo y añade la zanahoria, el apio y la cebolla todo picado. Deja que se hagan y al cabo de 5 minutos, añade la panceta o tocino, a continuación la carne de salchicha y la carne de ternera picada. Deja que la carne se cocine durante unos 5 minutos y remueve con la cuchara de madera. Añade el vino tinto, sube el fuego y deja que se evapore. Cuando todo el alcohol se evapore, añade la leche y la salsa de tomate con sal y pimienta y coloca la tapa de la cazuela.  Baja a fuego medio y cuando rompa a hervir bájalo al mínimo. Deja que se cocina durante unas 2 horas.

Mientras tanto, puedes ir preparando la salsa besamel: caliente la leche y reserva. En un cacito, derrite la mantequilla, en otro cazo, echa la harina y añade la mantequilla derretida mezclando bien con ayuda de un batidor de mano si hiciera falta. Baja el fuego y añade poco a poco la leche sin dejar de remover. Añade la sal, la pimienta y una pizca de nuez moscada.

Sin dejar de remover, calienta la mezcla a fuego bajo durante 15 minutos o hasta que adquiera la consistencia deseada.  Una vez la tengamos lista, la tapamos con film transparente para evitar que se forme una "costra" en la superficie.

Ahora es el momento de empezar a montar nuestra lasaña: engrasa la bandeja en la que va a ir la lasaña, coloca una primera capa de ragù, a continuación, una capa de pasta, una de besamel y espolvorea con queso parmesano rallado. Termina con una capa de ragù y una última capa de besamel, un poco de parmesano rallado y un par de nueces de mantequilla.

Hornea a 180ºC durante 30 minutos vigilando de vez en cuando el horneado. Par un resultado crujiente, cambia al modo grill los últimos 10 minutos.




Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Lasaña de patatas, una cena que reconforta el alma

 

La sensación de la temporada es esta original lasaña, un plato que apenas requiere preparación y que nos dejará más que satisfechos.

 

INGREDIENTES: 

  • 3 patatas.
  • 500 gr de salsa boloñesa.
  • 50 gr de espinacas frescas.
  • 200 gr de queso cheddar y gruyer rallado.

 

PREPARACIÓN:

1. Corta las patatas (sin pelarlas) en rodajitas muy finas.

2. En el fondo de una bandeja para hornear, coloca una primera capa de estas rodajitas. Sobre esta capa, extiende la mitad de la salsa boloñesa; sobre ella, la mitad la mitad de las hojas de espinaca y, sobre ellas, la mitad del queso rallado.

3. Repite el paso 2, alternando patatas, salsa, espinacas y queso.

4. Hornea a 180 ºC durante 1 hora y 15 minutos.

 

Divídela en porciones (más o menos grandes según el hambre que tengas) y acompáñalas con un poco de ensalada.

 

Comenta este artículo

Conviértete en la MADRE DEL AÑO con estas galletas de FROZEN 15 postres sin gluten especial para los celíacos más golosos