Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Sigue estos 5 consejos antes de acostarte y ten una mañana libre de estrés

 

Getty

Si tienes que levantarte temprano y/o simplemente no te gustan las mañanas, hay una serie de cosas simples que puedes hacer antes de acostarte la noche anterior para transformarlas en un momento libre de estrés. Te garantizamos que eso hará una gran diferencia, porque así no estarás corriendo de un lado a otro para prepararte ni te quejarás por las cosas que debes hacer. Puede que al principio te parezca un fastidio y digas que lo harás al día siguiente, pero lo irás incorporando poco a poco a tu rutina y así tus mañanas serán mucho más agradables.

 

¿Quieres intentarlo? 

 

1) Prepara lo que te vas a poner al día siguiente

 

Si es algo que no haces desde la escuela o desde tu última entrevista de trabajo, entonces lánzate. Es extremadamente agradable poder vestirse sin tener que estar revolviendo todo en el armario o, peor aún, tener que planchar lo que te quieres poner. Ahora, quizás algunos digan: "Es que yo me visto en función de mi estado de ánimo". Si eres de esas personas, entonces ten dos opciones de atuendo listas, para que elijas aquella con la que te sientas mejor en la mañana.

 

2) Organiza el día en tu mente

 

Antes de dormir, anota lo que debes hacer al día siguiente o haz una lista en tu cabeza. Esto tiene un efecto triple: te permite dormir mejor, hace que seas más eficaz y evita que te estreses desde el inicio del día, porque no te estarás preguntando cuál es la cosa superimportante o urgente que debes hacer.

 

3) Prepara el desayuno

 

No tienes que jugar a ser la Señorita Perfecta, pero el hecho de verificar que tienes suficientes alimentos en tu alacena y ordenar la cocina antes de acostarte te hará sentir mucho mejor al día siguiente. Puedes ir más lejos e incluso sacar los platos y las cosas que no deben refrigerarse y dejarlos afuera, así estarán listos y ganarás tiempo en la mañana. Este tipo de rutina hará que puedas dormir mejor, ¡al menos a mí me funciona!

 

4) Calcula el tiempo que necesitarás

 

Quien nunca haya pospuesto la alarma del despertador para dormir 10 minutos más diciéndose que no habrá problema, que lance la primera piedra. Hay una cierta cantidad de tiempo necesaria para prepararse en la mañana que no se puede reducir más alla de cierto límite. Sí, claro, puedes saltarte el desayuno o la ducha, pero es bajo tu propio riesgo (sobre todo la parte de la ducha). Por el contrario, si no puedes funcionar sin una rutina, calcula de una buena vez por todas el tiempo que necesitas para prepararte y, en función de esto, programa tu alarma.

  

5) Coloca las cosas que debes llevar al trabajo en un lugar visible

 

Lo peor que te puede pasar en la mañana es tener que buscar las cosas, así que es mejor si adoptas una rutina para tener a la mano todo lo que es el teléfono, las llaves, el cargador,  la tarjeta del metro, etc. Si debes llevar algo fuera de lo común, como un libro que le prestarás a un colega, un postre que vas a compartir en la oficina, cartas que debes enviar, etc.; prepáralo la noche anterior y colócalo al lado de tu bolso o maletín.

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Pudín antioxidante de manzana y chía ¡el desayuno más fácil y rápido!

Si quieres empezar tu día con un desayuno saludable que te llene de energía, entonces tienes que probar este pudín de manzana y chía. Tiene un alto contenido de vitaminas, minerales, fibra y proteína, ¡todo lo que tu cuerpo necesita! Lo mejor de todo es que puedes prepararlo la noche anterior en un frasco y llevarlo contigo a cualquier lugar. ¿Se te antojó?

 

Ingredientes

  • 2 cdas de semillas de chía
  • 50 ml de leche de coco
  • 2 cdas de miel de maple
  • 2 manzanas
  • 2 cdas de granola
  • 1 pizca de canela en polvo
  • arándanos, pasas o bayas de goji para decorar

Preparación

  1. En un tazón o frasco mezcla 2 cdas de chía con 2 o 3 cdas de leche de coco, lo suficiente para que queden cubiertas. Endulza con miel de maple, stevia o azúcar.
  2. Aparte, corta 2 manzanas en trozos medianos, e introduce en la licuadora con la granola, canela, miel de maple y leche de coco restante.
  3. Licua hasta obtener una mezcla cremosa y homogénea. 
  4. Vierte en un tazón o frasco un poco de manzana molida, añade la chía y refrigera durante toda la noche.
  5. Por la mañana, sirve con fruta picada, coco rallado, pasas, almendras o tu topping favorito. ¡Delicioso!

Comenta este artículo

25 personas a las que el autocorrector les arruinó la vida ¡Embarazo sano! ¿Qué alimentos debo consumir si estoy embarazada?