Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Rosquillas fritas

De

Puntúa esta receta 4.5/5 (12 Votos)

Ingredientes

  • 500 gr de harina floja
  • tipo repostería.
  • 4 huevos
  • 50 ml de leche entera
  • 1 Sobre (16 gr.) de levadura tipo Royal
  • polvo de hornear.
  • Ralladura de un limón y una naranja.
  • 6 cucharadas de azúcar (unos 150 gr)
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1/2 chupito de anís (20 ml) y otro 1/2 de orujo o aguardiente gallego
  • Aceite de girasol u oliva muy suave para freir las rosquillas (1 litro aproximadamente) y 1 trozo de corteza de limón (parte amarilla)
  • Para el baño de azúcar: 500 g de azúcar
  • 125 ml de agua
  • 50 ml de zumo de limón.

Especificaciones

Personas 50
Dificultad Media
Coste Medio

Preparación

Paso 1

PREPARACIÓN DE LA MASA DE LAS ROSQUILLAS:

Lavamos y rallamos la naranja y el limón, sin llegar a la parte blanca, sólo de manera superficial. Batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen, es decir, que se monten un poco. Añadimos la leche, el aroma de anís o anís seco, el aguardiente y las ralladuras de los cítricos, volvemos a batir todo muy bien hasta que quede integrado.
Añadimos el aceite de oliva virgen extra y volvemos a batir hasta que el aceite esté mezclado. Unimos el polvo de hornear o la levadura química con la harina de repostería (no hace falta tamizar), la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior hasta conseguir una masa que se pega pero manejable. Podemos untarnos las manos con aceite para manejar mejor la masa, pero sólo un poco, tampoco queremos añadir más aceite del necesario a la masa.
Preparamos una bola con la masa y la envolvemos en plástico film transparente, dejamos que repose en la nevera un par de horas.

Paso 2

PREPARACIÓN DE LA MASA DE LAS ROSQUILLAS:

Lavamos y rallamos la naranja y el limón, sin llegar a la parte blanca, sólo de manera superficial. Batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen, es decir, que se monten un poco. Añadimos la leche, el aroma de anís o anís seco, el aguardiente y las ralladuras de los cítricos, volvemos a batir todo muy bien hasta que quede integrado.
Añadimos el aceite de oliva virgen extra y volvemos a batir hasta que el aceite esté mezclado. Unimos el polvo de hornear o la levadura química con la harina de repostería (no hace falta tamizar), la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla anterior hasta conseguir una masa que se pega pero manejable. Podemos untarnos las manos con aceite para manejar mejor la masa, pero sólo un poco, tampoco queremos añadir más aceite del necesario a la masa.
Preparamos una bola con la masa y la envolvemos en plástico film transparente, dejamos que repose en la nevera un par de horas.

Paso 3

PREPARACIÓN DEL ALMÍBAR Y GLASEADO FINAL DE LAS ROSQUILLAS.

Una vez frías tenemos dos opciones:

Las espolvoreamos con azúcar glas o azúcar blanquilla normal, colocamos azúcar en un plato y vamos rebozando la rosquilla en el azúcar para que adhiera, de aquí a una fuente o directamente a la boca.
La otra opción, que es la que más le gusta a mi padre, es glasearlas con un almíbar suave, a tope de azúcar. Simplemente hacemos un almíbar en un cazo donde solemos preparar la leche por las mañanas con los ingredientes de la receta y dejamos que reduzca. Pasamos todas las rosquillas mojando por ambos lados, esto hará que se forme una costra y que se conserven en buen estado un montón de tiempo. Las ponemos en una bandeja de horno o en la encimera, y pasado un rato las recolocamos para que no se peguen antes de que seque el azúcar.

También te gustará

Comenta esta receta

Helado frito Flores fritas