Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Soufflé frío de limón

De

Moldes medianos y de media altura preferiblemente. Si quieres que el soufflé sobresalga por encima del molde tienes que poner papel de horno, doblado para que quede consistente, y envolviendo el molde de manera que el contenido que vamos a poner dentro quede elevado respecto de éste. El papel debe quedar bien firme alrededor del borde (pégalo con celo para que quede bien apretado). Para desmoldar antes de retirar el papel, bordea con un cuchillo toda la parte superior del suflé, de manera que lo separes del papel y evites que se estropee al retirarlo.

Puntúa esta receta 5/5 (3 Votos)

Ingredientes

  • 1 cucharadita Aceite vegetal
  • 3 Huevos
  • 2 Limones
  • 120 gramos Azúcar glas
  • 200 ml Nata líquida para montar 33% m.g.
  • 3 láminas Gelatina en hojas

Especificaciones

Personas 5
Dificultad Media
Coste Medio

Preparación

Paso 1

Moldes medianos y de media altura preferiblemente. Si quieres que el soufflé sobresalga por encima del molde tienes que poner papel de horno, doblado para que quede consistente, y envolviendo el molde de manera que el contenido que vamos a poner dentro quede elevado respecto de éste. El papel debe quedar bien firme alrededor del borde (pégalo con celo para que quede bien apretado). Para desmoldar antes de retirar el papel, bordea con un cuchillo toda la parte superior del suflé, de manera que lo separes del papel y evites que se estropee al retirarlo.

Paso 2

Monta la nata para que quede bien sólida (recuerda que la nata sólo monta bien si está muy fría). Monta las claras a punto de nieve y añádeles 40 gr de azúcar glas hasta que veas una mezcla consistente. Bate las yemas con 80 gr de azúcar glas y la piel de limón, hasta que la mezcla quede muy ligada. Calienta en el microondas o a fuego medio el zumo de limón. Mientras se calienta pon en remojo las hojas de gelatina (sigue las instrucciones del sobre) y una vez bien blandas échalas en el zumo caliente, moviendo bien la mezcla hasta que se integre del todo. Incorpóralo con unas varillas en la mezcla de las yemas y bátelo durante 2 minutos. Ahora incorpora con cuidado esta mezcla a la nata. Para ello añade muy poco a poco con movimientos suaves y una espátula la nata, hasta que se integre bien. Añade ahora las claras montadas a punto de nieve y de nuevo con movimientos suaves y envolventes (no batas enérgicamente) intégralo todo bien. No deben quedar grumos de las claras, sino una crema suave y de color amarillo suave. Puedes rectificar de azúcar si te parece que queda ácido ( a mi me quedaba muy ácido y he tenido que ponerle más azúcar, unos 20 gr más, pero esto depende del gusto de cada uno). A continuación pon en cada molde la crema dejando que sobrepase el borde del molde 1- 1,5 cms de altura. Ponlos en el congelador durante 3 horas o en nevera 6 horas antes de tomarlo, para que cuaje bien (tapados con papel albal)

También te gustará

Técnicas de cocina

Suaves e irresistibles mini cheesecakes de oreo

En tu próxima reunión, sorprende a tus invitados con un postre suavecito y lleno de sabor. Estos mini cheesecakes de galleta oreo tienen el balance perfecto de sabores y texturas, quedan súper lindos y seguro conquistarán a todo el mundo. 

 

Ingredientes:

  • 1 taza de leche
  • 100g de chocolate oscuro
  • 250g de queso crema
  • 100g de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cda de vainilla
  • 60g de chocolate blanco
  • 1 paquete de galletas oreo

 

Preparación:

  1. En una olla pon a calentar la leche, y en cuanto rompa hervor añade el chocolate. Baja el fuego y mezcla hasta que se derrita.
  2. Toma un tazón, agrega el queso crema, el azúcar, el huevo y la vainilla, y bate hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. 
  3. Trocea 5 o 6 galletas oreo y agrégalas a la mezcla.
  4. En un molde para cupcakes, coloca 1 galleta oreo en cada espacio, y cubre con 1 o 2 cdas de la masa de cheesecake.
  5. Reserva un espacio para poner el chocolate blanco en trozos.
  6. Hornea a 180°C durante 15 minutos. Mientras tanto pon el chocolate oscuro con leche en una manga pastelera.
  7. Cuando los pastelitos estén listos, decora con el chocolate y deja enfriar lo suficiente para que endureca.
  8. Sirve en un plato con la salsa de chocolate blanco y disfruta.

Comenta esta receta

Soufflé frío de limón (Y de naranja) Mermelada de cerezas