Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Es una realidad: la televisión engorda

 

Es una realidad: la televisión ENGORDA

Una investigación realizada por la Universidad de Harvard hace 25 años planteó la existencia de una relación entre el aumento de la obesidad y la televisión. Estudios recientes han confirmado esta relación.

La televisión es uno de los factores más influyentes en el aumento de la obesidad y otras enfermedades como la diabetes tipo 2 o los trastornos cardiovasculares. Actualmente está demostrado que cuanto más tiempo pasa una persona delante de su televisor, más susceptible es de ganar peso. Un estudio llevado a cabo por "Nurses Health" publicó que 2 horas de televisión diarias aumentan en un 23% las posibilidades de tener sobrepeso y en un 14% las de desarrollar una diabetes de tipo 2 (estudio realizado sobre 50.000 mujeres durante 6 años).

 

¿Qué causa realmente estos problemas?

 

- Reducción del tiempo consagrado a realizar actividades físicas.

- Aumento del consumo de aperitivos (a menudo ricos en azúcares y grasas).

- Dieta poco equilibrada (comidas poco nutritivas y en horarios irregulares).

- Impacto negativo sobre el tiempo de descanso.

- Mayor vulnerabilidad frente las campañas publicitarias de productos perjudiciales para nuestra dieta (frecuentemente retransmitidas en las franjas horarias de mayor audiencia).

 

La televisión no es el único culpable: los videojuegos e internet lo son también en gran medida. Ha sido probado que el tiempo que los niños dedican a estas actividades y las posibilidades de desarrollar una obesidad mórbida posteriormente están directamente relacionados.

 

¿Cómo remediarlo?

 

- Limitar el tiempo que pasamos delante de la pantalla (ya sea el ordenador, la televisión, el teléfono móvil...).

- Incluir en nuestra rutina una mayor cantidad de actividades al aire libre.

- Practicar algo de deporte todos los días.

- Aumentar el tiempo de descanso.

- No poner nunca televisión en los dormitorios.

 

Estos consejos tienen como objetivo limitar la obesidad y las enfermedades relacionadas como la diabetes o las afecciones cardiovasculares. Son consejos a adoptar para un futuro mejor.

Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Sándwich Montecristo: el snack extra crujiente que estabas esperando

Si estás en busca de un snack rápido, económico, pero sobre todo delicioso, entonces tienes que probar nuestro sándwich frito. Prepararlo es muy sencillo, y te garantizamos que a todo mundo le va a encantar, ¡especialmente a los niños!

 

Ingredientes:

  • 1 paquete de pan de molde
  • mayonesa al gusto
  • mostaza al gusto
  • nata al gusto
  • 1 paquete de queso amarillo
  • 1 paquete de jamón york
  • 2 huevos
  • 1 chorrito de leche
  • pan rallado
  • aceite vegetal
  • ketchup o aderezo ranch para acompañar
  • palitos de madera

 

Preparación:

  1. Toma el paquete de pan y corta los bordes.
  2. Unta un pan con mayonesa, mostaza o nata al gusto. 
  3. Cocola encima 1 rebanada de queso amarillo y 1 de jamón york.
  4. Cubre con otro pan, úntalo con mayonesa, añade jamón y queso.
  5. Repite el procedimiento hasta tener 5 o 6 capas de sándwich.
  6. Toma 4 palitos de madera lo suficientemente largos (los de hacer brochetas son ideales), y clávalos con cuidado en el sándwich para poderlo cortar en 4 partes.
  7. Ahora corta con cuidado y obtendrás 4 brochetas.
  8. En un tazón bate el huevo con la leche. 
  9. Pasa por ahí cada brocheta, y depués por un plato con pan rallado. 
  10. Calienta el aceite vegetal en una sartén y fríe las brochetas hasta que queden doraditas. 
  11. Reserva sobre papel absorbente para eliminar el exceso de grasa, coloca en un plato y sirve con aderezos.

 

 

Comenta este artículo

Estos vasitos de chocolate son el mejor recipiente para servir el postre Pizza sin gluten con base de boniato o camote