Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Semifrío de avellanas y chocolate

De

Los semifríos, son aquellas elaboraciones que por sus ingredientes y texturas gelificadas parcialmente, se consumen frías pero no heladas. Se deben congelar para poder manipularlos, pero su servicio no debe ser nunca helado, sino atemperado. Gracias a la gelatina, podemos congelar un semifrío y sacarlo del congelador para que se atempere sin que se desmonte. En la elaboración de un semifrío, la gelatina se integra en la nata, cuando ésta se descongela, la gelatina actúa como sustento o estabilizante, dando como resultado una elaboración fría pero no congelada, de donde viene el nombre de “semi-frío”, es decir frío pero no helado.

Puntúa esta receta 2.2/5 (68 Votos)

Ingredientes

  • Ingedientes:
  • - 8 hojas de gelatina neutra.
  • - 500 grs de requesón.
  • - 180 grs de azúcar.
  • - 1/4 lt de nata para montar.
  • - 20 avellanas peladas ( + alguna para la decoración ).
  • - 50 grs de chocolate negro.
  • - 125 grs de chocolate fondant.
  • - 150 mls de nata líquida.

Especificaciones

Dificultad Fácil
Coste Económico

Preparación

Paso 1

Semifrío de avellanas y chocolate - Paso 1

Preparación:

- Ponemos en remojo con agua fría las hojas de gelatina, para que se hidraten.
- Vertemos la mitad de la nata para montar en un cazo, y la llevamos a ebullición.
- Incorporamos la gelatina bien escurrida, removemos hasta disolverla del todo, y reservamos.
- Ponemos el requesón en un bol, junto con el azúcar, las avellanas picadas, y el chocolate negro rallado. Mezclamos el conjunto.
- Incorporamos ahora la mezcla de la nata y gelatina que habíamos reservado, y luego la nata restante ya montada.
- Humedecemos ligeramente con agua los moldes a utilizar, y vertemos la preparación en ellos.
- Tapamos con papel film, sin que este toque la crema, y los dejamos reposar durante al menos 4 horas en el congelador. Los sacaremos al menos 1 horita antes de servirlos.
- LLegada la hora, derretimos el chololate fondant al baño María y agregamos la nata líquida.
- Mezclamos bien con varillas manuales hasta conseguir una salsa homogénea y ligeramente espesa.
- Desmoldamos los moldes, y los decoramos con trozos de chocolate y avellanas.
- Regamos con la salsa de chocolate, y a disfrutar.

También te gustará

Técnicas de cocina

Tarta de chocolate y aguacate con base crujiente de galletas... ¡más cremosa imposible!

Tú también déjate conquistar por su sabor

Comenta esta receta

Pastas sores de avellanas Turrón de chocolate y avellana