Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Rosquillas de la abuela

De

Las rosquillas es otro postre típico que se degusta sobre todo en Semana Santa en casa de mi abuela Inés. Eso sí pensar que si hacéis bastantes luego os va a doler el brazo y la mano, aunque para mezclar todos los ingredientes, en vez de realizarlo de la manera tradicional, podéis utilizar la batidora amasadora que os he mostrado en otras ocasiones.

Puntúa esta receta 4.3/5 (3 Votos)

Ingredientes

  • - 200 gramos de aceite de oliva.
  • - Cuatro huevos.
  • - 240 gramos de azúcar molida (glass).
  • - En un plato se coloca un poco más de azúcar para bañarlas una vez que las hemos frito.
  • - 250 mililitros de leche entera o semidesnatada.
  • - 75 mililitros de anís.
  • - 20 gramos de levadura.
  • - Un poco más de leche para deshacer la levadura.
  • - Un kilo y medio de harina de trigo o de repostería.
  • - La ralladura de un limón y medio.
  • - Aceite de girasol para freír.

Especificaciones

Personas 12
Dificultad Media
Tiempo de preparación 90minutos
Tiempo de cocción 5minutos
Coste Económico

Preparación

Paso 1

Rosquillas de la abuela - Paso 1

Cogemos un bol grande para mezclar los ingredientes. Lo primero que echamos son los huevos y los batimos. A continuación, le añadimos el azúcar molida, el aceite, la leche y el anís y continuamos batiendo. Se puede hacer a mano o utiliza una batidora amasadora, lo que os sea más sencillo.

Paso 2

Rosquillas de la abuela - Paso 2

El siguiente paso es deshacer la levadura en un poco de leche y añadirlo a la mezcla anterior. Se ralla la cáscara de un limón y medio y también se echa a la mezcla. Por último, vamos añadiendo un kilo y 250 gramos de harina poco a poco y continuamos amasando hasta que conseguimos que no se nos pegue en las manos. Lo hacemos un rato en el bol y otro rato sobre una superficie plana que hemos enharinado.

Paso 3

Rosquillas de la abuela - Paso 3

Dejamos que la masa repose durante quince minutos y comenzamos a realizar las rosquillas, eso sí enharinar bien la superficie y vuestras manos para que no se os pegue la masa. Lo primero que hacemos es coger un cacho pequeño de masa, la convertimos en una especie de rulo, la machacamos contra la mesa, la doblamos y la pegamos (haciendo la forma de la rosquilla) y así con el resto de la masa. A la hora de freírlas estiramos un poco el interior de la masa para que se haga más grande el agujero y las freímos en abundante aceite de girasol. Se sacan una vez que estén fritas, se escurre el exceso de aceite y se bañan en azúcar molida. A esta azúcar le ponemos un poco de harina para que sea más fácil que se adhiera a las rosquillas. Una vez que se enfríen ya están listas para comer.

También te gustará

Técnicas de cocina

Prepara masa de brioche para alegrar tus desayunos y meriendas

¡No te pierdas esta receta para preparar la clásica masa de brioche!

Comenta esta receta

Rosquillas Rosquillas Mamá Ita