Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

25 recetas de comida italiana que en realidad son fáciles de hacer

¿A quién no le encanta la comida italiana? Sin embargo, pocos se animan a intentar estas recetas en casa, porque... ¿pues cómo nos van a salir tan ricas si se ven súper difíciles?

En realidad, y aunque la cocina italiana tiene ciertamente sus secretos, hay algunas deliciosas recetas que puedes hacer tú mismo sin necesidad de ser un experto y que es seguro que te van a salir bien. Aquí te proponemos 25 que son deliciosas y sencillas y seguramente van a acabar siendo parte de tu repertorio culinario.

 

Pasta alfredo

La salsa alfredo es una de las grandes estrellas de la cocina italiana, ¡y cómo no!

Si es cremosa y con mucho sabor. Por lo general se sirve con espagueti o tallarines, pero también, por qué no, puedes usarla para acompañar otros tipos de pasta o hasta pollo.

Lo mejor es que esta pasta es súper fácil de hacer.

Ingredientes:

  • 300 gr de tallarines
  • 500 ml de nata para cocinar
  • 120 gr de queso parmesano rallado
  • 120 gr de mantequilla
  • Bacon en tiras
  • Ajo en polvo
  • Pimienta
  • Sal

¡Encuentra aquí la receta explicada paso a paso!


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Lasaña de patatas, una cena que reconforta el alma

 

La sensación de la temporada es esta original lasaña, un plato que apenas requiere preparación y que nos dejará más que satisfechos.

 

INGREDIENTES: 

  • 3 patatas.
  • 500 gr de salsa boloñesa.
  • 50 gr de espinacas frescas.
  • 200 gr de queso cheddar y gruyer rallado.

 

PREPARACIÓN:

1. Corta las patatas (sin pelarlas) en rodajitas muy finas.

2. En el fondo de una bandeja para hornear, coloca una primera capa de estas rodajitas. Sobre esta capa, extiende la mitad de la salsa boloñesa; sobre ella, la mitad la mitad de las hojas de espinaca y, sobre ellas, la mitad del queso rallado.

3. Repite el paso 2, alternando patatas, salsa, espinacas y queso.

4. Hornea a 180 ºC durante 1 hora y 15 minutos.

 

Divídela en porciones (más o menos grandes según el hambre que tengas) y acompáñalas con un poco de ensalada.

 

Comenta este artículo