Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Japanese Cheesecake, pastel de queso japonés

De

El cheesecake japonés o como se le llama en Japón, “soufflé japones” tiene una consistencia espectacular. Es muy suave y delicado que diríamos que se parece a una esponjita muy agradable al paladar con un sabor ligeramente dulce con aroma a limón.

Lo fundamental en la preparación de éste cheesecake, es que debe ser horneado en Baño de María. El Baño de María garantiza que la temperatura de horneado quede constante y no sobrepase los 100ºC.

Otra clave importantísima para que tengas éxito con la receta, es tener mucha paciencia y dejar que el cheesecake se enfríe poco a poco dentro del horno, ya que si la temperatura disminuye de forma repentina y brusca, la superficie se hundirá y posiblemente se agriete y se deforme. Así que te recomendamos que la prepares un día antes para que al momento de comerla esté perfecta y deliciosa.

Puntúa esta receta 4.1/5 (77 Votos)

Ingredientes

  • - 450 gr de queso tipo cremoso (250 gr de marcarpone + 200 gr de Philadelphia en este caso)
  • - 100 ml de leche entera
  • - 55 gr de mantequilla + para engrasar el molde
  • - 6 huevos medianos
  • - 150 gr de azúcar blanquilla
  • - 60 gr de harina floja (repostería)
  • - 20 gr de Maicena
  • - 1/2 cucharadita de cremor tártaro ó 1 sobre blanco de gasificante del Mercadona ó un chorrito de zumo de limón ó de vinagre
  • - 1 cucharada de esencia de limón
  • - ralladura de 1 limón grande
  • - 1 pizca de sal

Especificaciones

Personas 6
Dificultad Media
Tiempo de preparación 30minutos
Tiempo de cocción 75minutos
Coste Medio

Preparación

Paso 1

Ponemos a fuego suave en un cazo, los quesos, la mantequilla, la leche y el azúcar; removemos y calentamos hasta que tengamos una crema homogénea. Dejamos enfriar.

Paso 2

Separamos las yemas de las claras y añadimos las yemas a la mezcla anterior junto a la esencia de limón, la ralladura y la harina y Maicena tamizadas. Reservamos.

Paso 3

Montamos las claras a punto de nieve junto al cremor tártaro y la pizca de sal.

Ahora con movimientos suaves y envolventes añadimos las claras a la mezcla previa, teniendo cuidado que la mezcla no se baje mucho.

Paso 4

Forramos un molde de cake con papel de aluminio y engrasamos éste con un poco de mantequilla.

Precalentamos el horno a 150º calor arriba-abajo sin aire.

Paso 5

Horneamos al baño María en el nivel 3-centro del horno- durante una hora aproximadamente-dependiendo del horno, en el mío estuvo 1h15′- o hasta que el pastel esté dorado y cuando lo pinchemos con una aguja, salga limpia.

Paso 6

Una vez apagado el horno, dejaremos el pastel dentro con la puerta entreabierta hasta que que el horno esté frío. Luego podemos desmoldarlo, espolvoreamos con azúcar glas por ejemplo justo antes de servir y listo!-está mucho más rico al día siguiente cuando haya estado unas horas en la nevera-.

Lo mejor es utilizar un molde desmontable.
Mantener el cheesecake dentro de la nevera y consumir en los 3 días después de hacerla. También la puedes congelar sin ningún problema.

También te gustará

Técnicas de cocina

Suaves e irresistibles mini cheesecakes de oreo

En tu próxima reunión, sorprende a tus invitados con un postre suavecito y lleno de sabor. Estos mini cheesecakes de galleta oreo tienen el balance perfecto de sabores y texturas, quedan súper lindos y seguro conquistarán a todo el mundo. 

 

Ingredientes:

  • 1 taza de leche
  • 100g de chocolate oscuro
  • 250g de queso crema
  • 100g de azúcar
  • 2 huevos
  • 1 cda de vainilla
  • 60g de chocolate blanco
  • 1 paquete de galletas oreo

 

Preparación:

  1. En una olla pon a calentar la leche, y en cuanto rompa hervor añade el chocolate. Baja el fuego y mezcla hasta que se derrita.
  2. Toma un tazón, agrega el queso crema, el azúcar, el huevo y la vainilla, y bate hasta obtener una mezcla homogénea y cremosa. 
  3. Trocea 5 o 6 galletas oreo y agrégalas a la mezcla.
  4. En un molde para cupcakes, coloca 1 galleta oreo en cada espacio, y cubre con 1 o 2 cdas de la masa de cheesecake.
  5. Reserva un espacio para poner el chocolate blanco en trozos.
  6. Hornea a 180°C durante 15 minutos. Mientras tanto pon el chocolate oscuro con leche en una manga pastelera.
  7. Cuando los pastelitos estén listos, decora con el chocolate y deja enfriar lo suficiente para que endureca.
  8. Sirve en un plato con la salsa de chocolate blanco y disfruta.

Comenta esta receta

New york Cheesse Cake (El secreto de cocinar) Tarta quesada