Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Cuando veas la razón por la que este pastel tiene agujeros ¡vas a querer probarlo ya mismo!

De,
Rebañando

El poke cake, o "pastel de agujeros", es un dulce americano que consiste en un bizcocho, el cual se agujerea en toda su superficie con ayuda de un palillo. Estos agujeros se rellenan de una crema, y luego se lo cubre. El resultado, es un pastel super húmedo, delicioso y original que se convertirá en tu favorito. 

Poke cake

La cocina es todo un arte y con recetas muy simples puedes transformar un postre simple en una delicia que sorprenderá a todos.

 

El concepto de la POKE CAKE es muy simple: se trata de un bizcocho al que, una vez salido del horno, con ayuda de un palillo de madera, la parte trasera de una cuchara de madera o una pajilla, le realizas agujeritos en toda la superficie y luego procedes a colocar una crema por encima, que va a entrar por esos agujeros y va a transformar tu pastel en una delicia húmeda y esponjosa. Por último, debes cubrir este pastel con una ganache, crema batida o chocolate, ¡o lo que más te guste!


Más artículos recién sacados del horno



Técnicas de cocina

Suaves y coloridos pastelitos de remolacha, el postre que te va a conquistar

¿Qué tal un postre original y divertido para la merienda? Si tienes niños en casa, sabes lo difícil que puede ser hacer que coman verduras. Por suerte, existen recetas "tramposas" con resultados increíbles, como estos pastelitos de remolacha, más saludables que los que están hechos solo con harina. Su divertido color se obtiene de manera natural, y de su sabor ni hablamos... ¡tienes que probarlos!

 

Ingredientes:

  • 2 remolachas cocidas
  • 2 huevos
  • 150ml de aceite
  • el jugo de 1/2 limón
  • 250g de harina
  • 150g de azúcar
  • 10g de polvos para hornear
  • 1/2 tableta de chocolate oscuro

 

Preparación:

  1. Corta en cubos las remolachas y licua junto con los huevos, el aceite y el limón.
  2. En un tazón mezcla la harina, el azúcar y los polvos para hornear.
  3. Incorpora la remolacha a los ingredientes secos y bate muy bien hasta obtener una masa sin grumos.
  4. Vierte en un molde para cupcakes y hornea a 180°C durante 20-25 minutos. 
  5. Mientras tanto, derrite el chocolate a baño maría o en el microondas, cuidando que no se queme. 
  6. Cuando tus pastelitos estén listos, desmolda con cuidado y cubre con el chocolate derretido. Deja enfriar y disfruta.

Comenta este artículo