Menú Busca una receta, una palabra clave, un ingrediente...

Foodmorning

Chupitos indecentes de chocolate

De

Esta es una receta no apta para los poco golosos. Es indecentemente calórica, pero también indecentemente deliciosa, y tiene todo lo necesario para hacer que tus comensales caigan rendidos a tus pies. Nació de la necesidad de presentar una receta a un encuentro de bloggers, algo nuevo, original y delicioso, y el resultado fue este pecado venial que combina el potente sabor del chocolate con el crujiente de la galleta, la cremosidad de la nata, y el punto dulce y ácido de la mermelada. Un cierre espectacular para cualquier comida o cena con invitados, y un monumento a la autoindulgencia, si es que preferimos disfrutarlo a solas.

Puntúa esta receta 4.1/5 (36 Votos)
Chupitos indecentes de chocolate 1 foto

Ingredientes

  • Para la mousse:
  • 4 huevos
  • separadas claras de yemas
  • ¾ de taza (de las de medir) de azúcar muy fino
  • ¼ de taza de Cointreau
  • 170 g de chocolate al 70% de cacao
  • troceado
  • 170 g de mantequilla a temperatura ambiente
  • Sal
  • 1 cucharada (de las de medir) de azúcar
  • Para el resto:
  • Medio bote de mermelada Hero de frambuesas
  • 1 sobre de gelatina neutra
  • Galletas speculoos Lotus desmenuzadas (a la venta en Makro)
  • 250 ml de nata para montar (al menos 35% de materia grasa)
  • 70 gr de azúcar glace
  • 1 cajita de frambuesas

Especificaciones

Personas 8
Dificultad Media
Tiempo de preparación 60minutos
Coste Económico

Preparación

Paso 1

Empezamos por echar la mermelada en el vaso de la batidora y batir bien, para que se rompan las pepitas. Añadir un chorrito de agua y batir nuevamente, para conseguir una textura más fluída.

Preparar medio sobrecito de gelatina siguiendo las instrucciones, y añadir a la mermelada, mezclando bien.

Repartir la mermelada en los vasitos, a modo de base del postre, intentando distribuirla con cuidado para que no caigan gotas en las paredes de los vasos.

Hacer la mousse de chocolate:

Si el azúcar que tienes es normal, pon el azúcar para la mousse en la Thermomix o en el robot de cocina, y tritura hasta que se quede muy fina, casi como el azúcar glace.

Con una batidora de repostería, en un bol preferentemente de cristal, nuca de plástico, bate las yemas de huevo y el azúcar hasta que la mezcla sea espesa, de color pálido, y que forme una especie de cinta cuando levantas las varillas y la dejas caer.

Añade el Cointreau y bate nuevamente.

Pon un poco de agua a hervir en un cazo, y cuando rompa el hervor, baja un poco el fuego, y encaja el bol en el cazo, sin que apenas llegue a tocar el agua. Continúa batiendo durante 3 ó 4 minutos hasta que la mezcla esté esponjosa y casi demasiado caliente como para tocarla con los dedos.

Saca el bol del cazo, y encájalo en otro bol lleno de agua fría, para enfriar la mezcla, sin dejar de batir, de modo que vuelva a coger el punto de cinta, más o menos la consistencia de una mayonesa.

Pon el chocolate en un bol, y encájalo en un cazo de agua hirviendo, sin que el agua toque el bol del chocolate. Remueve hasta que casi se haya disuelto todo, y añade la mantequilla. Continúa removiendo hasta tener una crema suave.

Añade esta mezcla a la de yemas y azúcar, y mezcla bien.

En un bol que no sea de plástico y sin ningún resto de grasa, pon las cuatro claras de huevo con un pellizco de sal, y bate con la batidora de repostería hasta que las claras hayan montado y formen picos suaves cuando levantes las varillas.

Espolvorea sobre ellas la cucharada de azúcar, y sigue batiendo hasta que se formen picos muy marcados.

Mezcla un cuarto de las claras montadas con la mezcla de chocolate, hasta integrar bien todo, y a continuación ve añadiendo claras, y mezclando suavemente con una espátula, con movimientos envolventes, para mantener la mayor cantidad de aire posible.

Montar los vasitos:

Distribuir la mousse entre todos los vasitos, cuidando de no manchar las paredes de los mismos, y de poner más o menos la misma cantidad en todos. Guardar los vasos en la nevera hasta el momento de servir.

Preparar la nata montada con los 250 ml de nata y los 70 gr de azúcar glacey estabilizarla con el otro medio sobre de gelatina. Reservar inmediatamente en la nevera en el bol, o en una manga pastelera hasta el momento de servir.

Justo antes de servir, poner una buena cucharada de galleta triturada sobre la mousse, y mover el vaso para que se distribuya bien en la superficie.

Sobre la galleta, y con una manga pastelera con boquilla rizada, hacer un top de nata montada, y decorar con dos o tres frambuesas. ¡Y a disfrutar!

El postre se puede montar con antelación, pero la galleta se humedecerá con la nata, y perderá el punto crujiente, que realmente aporta bastante a este postre.

El día antes se pueden dejar preparados los vasitos con la mermelada y la mousse, para que asiente mejor, de modo que al día siguiente sólo haya que montar la nata, que lleva muy poco tiempo, y terminar de montar el postre. Si vas a hacer eso, asegúrate de tapar bien los vasitos para que la mousse no coja sabores de la nevera.

Y lógicamente, si no tienes speculoos en casa, tenderás a caer en la tentación de usar otro tipo de galletas pero... NO ES LO MISMO!!! El maravilloso sabor caramelizado de estas galletas no tiene comparación, y es parte del secreto del éxito de este postre.

También te gustará

Técnicas de cocina

Consiéntete con estas piruletas saludables de kiwi con chocolate

¿Tienes ganas de un postre sencillo y saludable? Las paletas heladas de fruta son una excelente opción, ya que con muy pocos ingredientes tendrás un dulce natural riquísimo que puedes decorar a tu gusto. En esta ocasión vamos a prepararlas con kiwi, una fruta de temporada muy jugosa y rica en vitamina C para protegerte de la gripe.

 

Ingredientes:

  • 4 kiwis
  • 1/2 tableta de chocolate oscuro
  • palitos de madera para paletas
  • para decorar: chispas de colores, nuez troceada, etc.

 

Preparación:

  1. Lava y pela los kiwis.
  2. Córtalos en rodajas gruesas por lo largo y colócalas separadas sobre un plato.
  3. Inserta con cuidado los palitos de paleta y lleva al congelador por 30 minutos.
  4. Mientras tanto, derrite el chocolate en el microondas o a baño maría, removiendo para que no se queme.
  5. Saca las paletas del congelador, báñalas en chocolate derretido y espolvorea con dulces, nuez o tu topping favorito.
  6. Vuelve a congelar durante 30 minutos, ¡y listo!

Comenta esta receta

Cuencos de chocolate Cuencos de chocolate